Unas 1.500 personas han sido evacuadas en la región de París por el riesgo de desborde del río Sena, que ha crecido más de 6 metros en algunos puntos. Doce departamentos de la zona se encuentran en alerta por la crecida, que continúa este domingo.

El responsable de la Policía en París, Michel Delpuech, ha explicado que unas 1.500 personas han sido evacuadas de sus viviendas en la región de Ile de France. "Las aguas se mueven muy lentamente", ha explicado Delpuech.

Las previsiones apuntan a que en la tarde del domingo o la mañana del lunes se registrará el máximo de esta crecida y se estima muy parecida a la de 2016. El agua ha inundado ya varias pasarelas parisinas y ha obligado a cerrar los sótanos del Museo del Louvre para evitar posibles daños en las obras de arte.

Los barcos turísticos, los emblemáticos Bateaux Mouches, no están funcionando, los cisnes del Sena han tenido que buscar alternativa a las riveras y las ratas también han subido a las calles huyendo del agua.

La peor inundación que se recuerda es la de 1910, cuando el Sena creción 8,65 metros, aunque entonces tampoco se registraron muertes vinculadas directamente con la crecida.