El Foro Social Permanente cree que, aunque la situación "en el ámbito penitenciario" sea "muy dura", se pueden "abrir caminos poco a poco", por lo que ha llamado a "abordar ahora" la situación de los presos y huidos de ETA, que "se mantiene actualmente en toda su crudeza". Con este objetivo propone, entre otras iniciativas, recoger experiencias internacionales y aplicar "la justicia de modelo transicional", y confía en obtener el "impulso de la sociedad civil".

Con motivo del IV Foro Social que se celebra desde esta viernes hasta este sábado en Irún, los integrantes del Foro Teresa Toda y Nazario Oleaga han leído un comunicado en el que han dado lectura a algunas de las conclusiones recogidas en este último encuentro.

Según han manifestado, a lo largo de los últimos 80 años, han sido "miles los vascos que se han visto obligados a abandonar su tierra" y aunque "la mayoría pudieron regresar a sus pueblos, no lo han hecho la totalidad".

El Foro Social ha cifrado entre 85 y 100 la personas que "continúan viviendo lejos de su tierra", unas 25 "personas que están deportadas" y "abandonaron sus pueblos por razones políticas derivadas del conflicto".

El colectivo considera que "se han producido cambios radicales en la situación de conflicto vivida en las décadas anteriores" y que en la sociedad vasca "se ha impuesto el deseo de encauzar, de una forma dialogada, equilibrada, más justa, las consecuencias del sufrimiento causado, la situación de las víctimas de todo tipo de violencias, y las durísimas circunstancias vividas, en el camino a una convivencia bien asentada". Sin embargo, advierte de que "los avances no han sido iguales en todos los ámbitos".

En este sentido, ha citado la situación de los presos, que "continúa atrapada por una legislación excepcional", aunque en las últimas semanas "se perciba que algo puede moverse".

Entre los cambios significativos" logrados en los dos últimos años ha destacado los "acuerdos puntuales en este terreno entre sindicatos y entre partidos políticos" y ha adelantado que "se está en un proceso para alcanzar acuerdos más amplios".

Además, en su opinión, los presos de ETA "han dado pasos importantes", y "la idea de que es hora ya de poner fin a la actual política penitenciaria de excepción empieza a tener el apoyo de la mayoría de la sociedad vasca".

En su "mirada especial" a "las víctimas de todas las expresiones de violencia, todas las víctimas, sin equidistancias" cree que "se está avanzando en este sentido", tanto desde los Ayuntamientos, como en la Ponencia Memoria y Convivencia de la Cámara Vasca o con los acuerdos parlamentarios. También ha citado el desarme de ETA, que "hace dos años parecía imposible". "La desmovilización está en camino", afirma.

Sin embargo, han destacado que "aún falta la reintegración". En este sentido, ha señalado que, en el ámbito penitenciario, "aunque la situación sea muy dura, se pueden abrir caminos poco a poco". "La situación de las personas presas y huidas se mantiene actualmente en toda su crudeza, y debemos dedicarle atención, buscando soluciones", han señalado, a la vez que han agradecido la labor de Bake Bidea, Sare y Etxerat al respecto.

El Foro Social Permanente, considera que "en el camino a una resolución integral, ahora se debe abordar la situación de las personas huidas y deportadas" que "han sido invisibles durante muchos años, y continúan siéndolo". Además, ha indicado que se debe "hacer frente a esta cuestión utilizando la metodología que impulsa el Foro Social Permanente".

Según ha explicado, es necesario recoger experiencias internacionales, "profundizar en todos sus ángulos, imaginar salidas posibles, contrastar, trabajar" e ir logrando acuerdos entre los diferentes actores implicados" para posteriormente "hacer propuestas concretas".

Las conclusiones destacan los problemas que se deben "que se deben superar, "en el plano jurídico, pero también en el humano" porque se debe "insertar la cuestión en la perspectiva de una convivencia nueva que se está desarrollando entre distintos actores, de cara a la reintegración". "Todo ello, respetando los derechos de todas las partes, aplicando la justicia de modelo transicional", proponen.

Según ha destacado, en el "colectivo invisible" viven "dos circunstancias distintas", las de los huidos y la de los deportados. Han situado "muchas claves" para los huidos "en los tribunales españoles", mientras creen que los deportados dependen de "una decisión administrativa alegal adoptada entre dos Estados".

"Ambas reclaman una salida, en la cual se garanticen sus derechos sociales y civiles", han afirmado. En este objetivo, consideran necesaria la implicación de las instituciones políticas y jurídicas, y el "impulso de la sociedad civil y las propias personas huidas y deportadas".

La propuesta prevé que "cada cual hará sus aportaciones, con generosidad, y teniendo en cuenta las necesidades de otros colectivos que han padecido sufrimientos".

El Foro ha dicho ser consciente de "las dificultades que tiene la resolución de la problemática de las personas huidas y deportadas", ya que "incluso en procesos que se han dado tras un acuerdo político entre gobiernos y organizaciones armadas ha sido una cuestión difícil de resolver".

"Pero no nos vamos a resignar y esperamos que, en este tema, las propuestas e iniciativas de la sociedad civil vasca sean de nuevo innovadoras y permitan quitar los tapones existentes en ambos temas", ha señalado.

Los integrantes del Foro Social Permanente se han emplazado a elaborar conclusiones sobre los trabajos del IV Foro que presentarán el mes de marzo. "A partir de ahí, iniciaremos la fase del diálogo y construcción de acuerdos lo más transversales e inclusivos posibles", han concluido.

Consulta aquí más noticias de Guipúzcoa.