En concreto, ambas secciones sindicales han acordado rechazar el plazo establecido por la dirección de Opel como fecha límite para un posible acuerdo, el 29 de enero, y a la vez han acordado proponer al comité de empresa la celebración de una asamblea general para toda la plantilla.

Desde OSTA y CGT consideran que, las condiciones laborales deberían ser discutidas en una asamblea general convocando a toda la plantilla y consideran que la unidad de acción en este conflicto es indispensable.

El convenio, que afecta a los trabajadores de Opel España, en su mayoría empleados en la planta zaragozana de Figueruelas, caducó en el 2017 y es el primero al que se enfrenta la firma tras su compra por parte del Grupo PSA. Las negociaciones empezaron el pasado mes de octubre pero las posturas continúan muy alejadas.

El pasado fin de semana, los sindicatos decidieron suspender las negociaciones hasta que la dirección aceptase tratar cinco puntos que la representación de los trabajadores había marcado como prioritarios, entre los que hay un plan industrial para asegurar la viabilidad de la planta en los próximos años. En este contexto, PSA anunció la paralización del plan del nuevo Opel Corsa y descartaba más inversiones en la planta.

Aunque las negociaciones parecían haberse roto, gracias a la mediación del Gobierno de Aragón, este viernes las dos partes se volvieron a sentar a negociar, después de esta reunión, que se prolongó durante toda la jornada, los distintos sindicatos están trasladando a sus afiliados la última propuesta de la empresa.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.