De ello ha informado la asociación El Defensor del Paciente en un comunicado emitido este sábado en el que apuntan que el paciente no quiere dar a conocer la cantidad que debe abonar el Sergas porque "considera que lo más importante es que se haya reconocido el daño mediante sentencia favorable".

Así, el fallo, con fecha del 11 de enero de este año, obliga al Sergas a pagar "todos los daños y perjuicios causados" al demandante, al que la Xunta deberá abonar los gastos derivados de la intervención quirúrgica llevada a cabo en el centro privado, así como "los intereses desde la fecha de la reclamación patrimonial".

Según recoge el comunicado de la asociación, el paciente, tras recibir tratamiento durante un mes "de lo que les parecía una lumbalgia que realmente no era", acudió por urgencias al CHUAC, donde se le practicó un TAC que reveló que padecía una hernia severa "que exigía como mínimo que fuese visto por un neurocirujano de guardia".

No obstante, "ningún cirujano" visitó a este paciente, que fue remitido a su domicilio por el Sergas, que le indicó que debía pedir cita en neurocirugía para ser operado. La intervención fue fijada para "dos meses más tarde" desde su solicitud.

De este modo, ante el aumento del dolor, que se extendió a sus piernas, y luego de no recibir respuesta tras pedir que se adelantase la fecha de su operación, el paciente decidió acudir a la sanidad privada, donde fue intervenido con éxito "dos días más tarde".

En el juicio, el abogado de la asociación demostró a través de un perito neurocirujano y del doctor que practicó la operación que la intervención debió haberse realizado "ya el día en el que el paciente acudió a urgencias".

Asimismo, el TSXG también reconoce que de haber esperado a la cita para la operación fijada por el Sergas el paciente podría haber acabado "con una cojera grave e irreversible". Según señala El Defensor, esta persona "deambula correctamente" en la actualidad.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.