Esta certificación, ha informado Cepsa en un comunicado, hace efectiva la renovación del convenio de Buenas Prácticas Ambientales firmado con la Autoridad Portuaria de Huelva (APH), que centra sus esfuerzos en la óptima gestión de la eficiencia ambiental sobre los medios técnicos y materiales empleados en sus terminales marítimos desde 2013.

El objetivo de la iniciativa de Cepsa es liderar la adopción de las mejores prácticas de carácter ambiental y, para ello, contempla la bonificación de un 20 por ciento de las tasas portuarias por parte de la Autoridad Portuaria, ligado al compromiso por parte de la compañía de destinar un 40 por ciento de esas deducciones a inversiones medioambientales, según establece la Guía de Buenas PrácticasAmbientales de Puertos del Estado.

En el caso de Cepsa, en el año 2017 se ha superado ampliamente este porcentaje al realizarse inversiones ambientales superiores al 75 por ciento de lo desgravado. Para la empresa, la excelencia medioambiental es un elemento clave de su actividad a lo largo de toda la cadena de valor.

En esta línea, la compañía ha implantado un Sistema de Gestión Ambiental que desarrolla su política ambiental y que determina los medioshumanos, técnicos y económicos para su correcto cumplimiento.

De acuerdo a este sistema, y en sintonía con algunos de sus valores esenciales, como son la seguridad, la excelencia técnica integrada y la sostenibilidad social y medioambiental, Cepsa se compromete al total cumplimiento de todas las disposiciones legales que le afecten en materia de medio ambiente y de desarrollar proactivamente medidas complementarias que, aun no siendo obligatorias, supongan un impacto favorable sobre el medio ambiente. En la memoria ambiental verificada se ha propuesto a la Autoridad Portuaria el desarrollo de once proyectos de mejora ambiental para 2018.

Cepsa opera dos terminales marítimos de carga y descarga en Huelva: los pantalanes 'Torre Arenillas' y el 'Reina Sofía', ambos en el canal del Padre Santo, el principal brazo navegable de la desembocadura de los ríos Tinto y Odiel.

El primero está situado a 5,5 kilómetros de la fábrica, y permite, en sus dos atraques, la carga y descarga de buques de hasta 70.000 Toneladas de Peso Muerto (TPM), mientras que el segundo (concesión administrativa) está a 3,5 kilómetros y cuenta con cuatro atraques con capacidad para buques de hasta 50.000 TPM. Además, cuenta con la concesión de una monoboya situada a diez kilómetros de la costa de Huelva, donde pueden amarrar petroleros de gran tamaño, es decir, de hasta 199.000 TPM.

Consulta aquí más noticias de Huelva.