Según ha informado la Conselleria de Hacienda y Administraciones Públicas este viernes en un comunicado, la distinción se ha otorgado en reconocimiento a una de las pocas iniciativas autonómicas para orientar la actuación de las Policías Locales hacia la perspectiva de la policía comunitaria, y para proteger uno de los colectivos sociales más vulnerables, según la comunicación oficial de Unijepol.

El director general de Emergencias e Interior, Pere Perelló, el director del Instituto Balear de Seguridad Pública (Ispib), Vicenç Martorell, y el coordinador del programa Policía Tutor del Ispib, Rafel Covas, han participado en el acto de entrega de la distinción, en el que se han otorgado varias distinciones y reconocimientos a iniciativas policiales y carreras profesionales de policías locales de todo el Estado, por iniciativa de Unijepol, la Unión de Jefes y Directivos de Policía Local.

Esta asociación reúne jefes y mandos de Policía Local y celebra anualmente este acto de distinción de iniciativas y trayectorias profesionales destacadas en el ámbito de los cuerpos de Policía Local.

Perelló ha mostrado la satisfacción por "recibir esta distinción por un programa que demuestra año tras año su utilidad" y ha recordado la iniciativa de Rafel Covas, policía local de Pollença, y del Instituto de la localidad, en 2002 como el punto de inicio del programa Policía Tutor en Baleares, "un reflejo de la necesidad de cubrir un trabajo necesario para la comunidad educativa". Perelló ha agradecido el papel de la Conselleria de Educación y Universidad del Govern, responsable de la gestión de los centros educativos de Baleares, como co-impulsora del éxito del programa Policía Tutor en Baleares.

Los agentes de Policía Tutor de Baleares practicaron más de 5.700 actuaciones durante el curso escolar 2015-2016, repartidas entre el ámbito de la escuela y de los institutos, la calle, y a las redes. Las intervenciones alcanzan un gran abanico de situaciones en las que participan niños y jóvenes, como peleas entre alumnos o seguridad viaria, entre muchas otras.

Cabe recordar que Pollença fue el primer municipio de Mallorca que puso en marcha este programa policial de atención a la niñez y la juventud, en 2002, cuando detectó que la acción de los agentes de Policía Local dentro de las escuelas e institutos podía ser de ayuda para temas de resolución de conflictos entre los adolescentes y para alertar sobre el peligro del consumo de drogas.

Ante el éxito y la utilidad de la iniciativa, otros municipios de Mallorca se fueron sumando en el programa, y destinaron agentes de sus plantillas de Policía Local para esta tarea. Este crecimiento forzó la implicación del Govern en la coordinación y el fomento del programa Policía Tutor a través del Ispib.

Actualmente, 63 municipios de Baleares aplican este programa con 26 agentes que se dedican exclusivamente y otros 45 de forma parcial, todos ellos formados especialmente para la tarea. Este programa ha llegado a cerca de 90.000 alumnos de 266 centros escolares durante el pasado curso escolar en Baleares. Además, según el Govern, se ha convertido en un referente cada vez más reconocido por padres y docentes, que lo conocen y le derivan situaciones de riesgo potencial que detectan en las aulas.