Teléfono móvil
Una cámara de vídeo activándose en un teléfono móvil, en una imagen de archivo. CREATIVE COMMONS

Un camarero que presuntamente instaló un teléfono móvil en el baño del restaurante de la capital guatemalteca donde trabajaba para grabar a las mujeres fue procesado y enviado este martes a prisión preventiva por decisión judicial.

El Ministerio Público (Fiscalía) de Guatemala indicó que el juzgado encontró "suficientes elementos de convicción" para procesar a Sergio Alexander S.R., de 28 años de edad, por la comisión del delito de "violación a la intimidad sexual". La judicatura resolvió también enviarlo a prisión preventiva al centro de reclusión para hombres de Fraijanes, conocido como Pavoncito, a unos 20 kilómetros de Ciudad de Guatemala.

El camarero fue detenido el domingo por la noche en el restaurante donde trabajaba, ubicado en la zona 10 de Ciudad de Guatemala, una de las áreas más exclusivas de la capital. Según la investigación, el detenido colocó un teléfono móvil en el techo del sanitario de las mujeres, concretamente en el interior del extractor de olores, "con la intención de grabarlas en vídeo".

Fue una mujer de 27 años la que alertó al gerente del establecimiento de este hecho y el dueño llamó a la Policía para dar parte de lo ocurrido.

Según el artículo 190 del Código Penal guatemalteco, que regula el delito de violación a la intimidad sexual, el que sea encontrado culpable del mismo puede ser condenado a una pena de uno a tres años de prisión, que puede elevarse un año más si se demuestra que la grabación se difundió a terceros.