Humo y ceniza en el Mayon
Una enorme columna de humo y ceniza emana del volcán Mayon, en Camalig (Filipinas). Linus Escandor II / EFE

La agencia sismológica de Filipinas elevó este lunes el nivel de alerta del volcán Mayon, después de que expulsara una gran nube de ceniza y ante la amenaza de una erupción mayor en las próximos horas o días.

La columna de ceniza y humo, de unos 10 kilómetros, es visible desde las áreas que circundan el volcán, ubicado unos 250 kilómetros al sureste de Manila.

Un portavoz indicó que en una escala de cinco el nivel de alerta ha sido elevado a cuatro, lo que implica una posible erupción peligrosa en las próximas horas o días.

Más de 26.000 personas se encuentran evacuadas en centros de acogida en la zona.

"El volcán Mayon en la provincia de Albay ha exhibido un incremento de la actividad sísmica, expulsión de lava y explosiones en la cima", precisa la agencia en un boletín informativo.

Filipinas, donde hay 23 volcanes activos, se asienta sobre una zona de intensa actividad sísmica "La zona de peligro se extiende a un radio de 8 kilómetros desde el centro del volcán. Se aconseja al público que sea cauto y desista de entrar en la zona de peligro", señala la agencia, que también recuerda el peligro para la aviación.

Las autoridades elevaron, el pasado 14 de enero, el nivel de alerta a 3 (crítico), después de que el Mayon expulsara nubes de humo, que fueron seguidas los siguientes días por ríos de lava que alcanzaron tres kilómetros desde su nacimiento.

La actividad del Mayon ha generado miedo a que se repita la trágica explosión del Pinatubo (noroeste de Manila) en 1991, considerada la segunda mayor del mundo en el siglo XX.

Aquel trágico suceso dejó unos 850 muertos y más de 1,3 millones de desplazados, además de generar una capa global de ácido sulfúrico que causó daños en la atmósfera. No obstante, expertos han descartado que el Mayon pueda generar una erupción tan potente como la del Pinatubo.

Filipinas, donde hay 23 volcanes activos, se asienta sobre una zona de intensa actividad sísmica inscrita dentro del llamado "Anillo de fuego del Pacífico", que se extiende desde la costa oeste del continente americano hasta Nueva Zelanda pasando por Japón e Indonesia, entre otros países.