Los tres aeropuertos gallegos conectan de manera directa con una decena de destinos internacionales al arranque de este año 2018, pero pasarán a ser 17 a partir de marzo.

De este modo, el Francisco Sá Carneiro, en Oporto, principal competencia de las terminales gallegas, supera a las tres juntas, con más de una veintena de conexiones internacionales.

Con todo, ya al comienzo de este ejercicio, los usuarios optan a tomar vuelos ya desde Santiago hacia Alemania, Reino Unido, Italia, Suiza, Francia y Países Bajos.

Los vuelos son a Frankfurt Hahn con la aerolínea de bajo coste Ryanair, a Frankfurt am Main con Lufthansa, a Londres también con Ryanair, a Milán Malpensa con Easyjet, a Roma con Vueling y también con Iberia, a Basilea y a Ginebra con Easyjet, a París con Vueling e Ibeira y a Ámsterdam con Vueling.

VUELOS TEMPORALES

Los viajeros podrán dirigirse a Munich, a Zurich y a Dublín desde Lavacolla de abril a noviembre (con las aerolíneas Lufthansa, Vueling y Aer Lingus, rsepectivamente), y también dispondrán de un vuelo a Bruselas de mayo a octubre (ofrecido por Vueling).

En el caso de Peinador, actualmente solo dispone de la conexión directa con Lisboa (con TAP Portugal), pero desde marzo se podrá volar mediante Ryanair desde Vigo a Dublín, Bolonia, Edimburgo y Milán.

Para A Coruña quedan otras dos conexiones internacionales, las que unen Alvedro con Londres (en este caso a través de la compañía Vueling) y con Lisboa (también de TAP Portugal).

COORDINACIÓN, PRECIOS Y EQUIPAJE

Desde hace años la comunidad afronta un debate sobre la necesidad de una coordinación entre los tres aeropuertos, que fructifique en una planificación estratégica.

Uno de los últimos en pronunciarse al respecto fue el alcalde de Santiago, Martiño Noriega, que reclamó el año pasado a la Xunta que asuma la coordinación aeroportuaria de Galicia, ya que a su juicio debe ser el Ejecutivo autonómico el encargado "de ejercer" esta tarea.

Después, en una intervención en el Parlamento, la directora xeral de Turismo, Nava Castro, dijo que en lo que había que poner el foco era en conseguir que las aerolíneas bajasen sus precios.

Una de las principales novedades este ejercicio es la nueva política de equipajes que aplica Ryanair desde el pasado 15 de enero, con la que permite subir dos bultos a bordo solo a los pasajeros de 'embarque prioritario', con un coste de cinco o seis euros, que se podrá adquirir desde esa fecha hasta 30 minutos antes de la hora de la salida del vuelos desde su aplicación.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.