Senado de EE UU
El edificio del Capitolio en Washington DC, al atardecer de este 19 de enero. EFE

El Gobierno de Estados Unidos inició en la medianoche del viernes al sábado un cierre parcial de sus actividades por la falta de fondos para financiarlas después de que republicanos y demócratas no alcanzasen un acuerdo presupuestario en el Congreso.

En estos cierres, los empleados del Gobierno son vulnerables a la posibilidad de acabar recibiendo una suspensión en forma de baja temporal no remunerada. Otros trabajadores "esenciales", incluidos los que se ocupan de la seguridad pública y la seguridad nacional, siguen trabajando, algunos con paga, otros sin ella.

El último cierre de la administración federal estadounidense, en octubre de 2013, duró más de dos semanas. Más de 800.000 empleados federales fueron suspendidos. Esto es lo que sucedió entonces y lo que estiman las autoridades que ocurrirá ahora.

El Ejército

A la espera de comprobar las consecuencias prácticas de este cierre, el jefe del Pentágono, James Mattis, advirtió de que algunas operaciones militares quedarán suspendidas a la espera de fondos, aunque la falta de presupuesto no afectará a la guerra de Afganistán ni contra el Estado Islámico en Irak y Siria.

Todo el personal militar en servicio activo se mantendría en estado de servicio normal, pero no se le pagaría por el período de cierre hasta que el Congreso disponga de los fondos asignados. El personal civil en operaciones no esenciales sí recibirá una baja temporal.

En el último cierre, el personal militar continuó con su estado normal de servicio, pero aproximadamente la mitad de los 800.000 empleados civiles del Departamento de Defensa recibieron la baja sin paga. Casi todos fueron convocados una semana después de que el Departamento de Defensa implementara la Ley "Paga a Nuestro Ejército", que había sido aprobada recientemente por el Congreso.

Justicia

Ante este cierre, el Departamento de Justicia, con muchos trabajadores "esenciales", tiene un plan de contingencia, según el cual alrededor de 95.000 de los casi 115.000 empleados del departamento seguirían trabajando.

Supervisión financiera

La Comisión del Mercado de Valores del Gobierno bursátil se financia a sí misma mediante la recaudación de la industria financiera, pero su presupuesto es establecido por el Congreso. Se ha dicho en el pasado que podría continuar las operaciones temporalmente en un cierre. Pero tendría que despedir a los trabajadores si el Congreso pasara semanas antes de aprobar nuevos fondos.

Si ocurre un cierre, la Commodity Futures Trading Commission tendría que despedir al 95 por ciento de sus empleados de inmediato. Una portavoz de la agencia dijo que el regulador de derivados podría llamar personal adicional, sin embargo, en caso de emergencia del mercado financiero.

Parques nacionales

En 2013, los parques nacionales cerraron y los visitantes nocturnos tuvieron dos días para partir, lo que resultó en una pérdida de 750.000 visitantes diarios, según la Asociación Para la Conservación de Parques Nacionales. National Parks Conservation Association. El Servicio de Parques Nacionales estimó que el cierre costó 500 millones de dólares en visitantes perdidos en áreas alrededor de los parques y los museos Smithsonian.

Visitas turísticas de Washington

Sitios turísticos populares como el Smithsonian cerraron en 2013, y se instalaron barricadas en el Lincoln Memorial, la Biblioteca del Congreso y los Archivos Nacionales. El Zoológico Nacional cerró, para desdicha de sus visitantes, y seguidores de su popular "Panda Cam" —que retransmitía imágenes de los pandas del zoo, y que tuvo que suspender sus operaciones—.

Impuestos

Hace cinco años, Hacienda despachó al 90% de su personal, según el Center for American Progress. Un total de 4.000 millones en reembolsos de impuestos acabaron temporalmente demorados, de acuerdo con la Oficina de Administración y Presupuesto (OMB).

Entrega por correo

Las entregas continuaron como de costumbre porque el Servicio Postal de EE UU no recibe dólares de impuestos para las operaciones diarias.

Viajes

Los viajeros aéreos y por tren no sufrieron un gran impacto porque los oficiales de seguridad y los controladores de tránsito aéreo permanecieron en el trabajo. El procesamiento de pasaportes continuó con algunas demoras.

Tribunales

Los tribunales federales, incluido el Tribunal Supremo, permanecieron abiertos. La Oficina Administrativa de los Tribunales de EE UU ha explicado que los tribunales federales podrían continuar funcionando normalmente durante aproximadamente tres semanas sin fondos adicionales.

Atención médica

Los registros de los recién creados intercambios de seguros de salud de Obamacare comenzaron según lo programado. El programa de seguro de salud de Medicare para los ancianos continuó en gran parte sin interrupciones. Sí se suspendió temporalmente un programa en los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE UU para rastrear los brotes de gripe. Cientos de pacientes no pudieron inscribirse en los ensayos clínicos de los Institutos Nacionales de Salud, de acuerdo con la OMB.

Niños

Seis programas de los servicios federales de educación infantil, Head Start,  permanecieron cerrados nueve días en Alabama, Connecticut, Florida, Misisipi y Carolina del Sur. 6.300 niños resultaron afectados.

Seguro social

Se emitieron cheques de Seguridad Social y discapacidad sin cambios en las fechas de pago y las oficinas de campo permanecieron abiertas pero ofrecieron servicios limitados, y hubo retrasos en el proceso de revisión para los nuevos solicitantes.

Préstamos

El procesamiento de hipotecas y otros préstamos se retrasó cuando los prestamistas no pudieron acceder a los servicios del gobierno, como los ingresos y la verificación del número de la Seguridad Social. La Administración de Pequeños Negocios no pudo procesar aproximadamente 700 solicitudes (un total de 140 millones en préstamos) hasta que terminó el cierre.