Imagen de los restos de explosivos y de la rueda de prensa
Imagen de los restos de explosivos y de la rueda de prensa EUROPA PRESS

La Policía Nacional ha detenido a dos personas, un hombre de 55 años y un menor de edad de 14 años, y ha imputado a un tercer individuo, menor de 17 años, por arrojar un mínimo de 15 artefactos incendiarios y explosivos a las obras de la llegada de la Alta Velocidad a Murcia en los últimos meses, provocando graves daños en la maquinaria y en el material de construcción. Los artefactos, con la capacidad potencial de "provocar la muerte", fueron arrojados a las vías en horario laboral, siendo conscientes del riesgo para los trabajadores.

Así lo han hecho saber el delegado del Gobierno en la Región, Francisco Bernabé, acompañado del jefe superior de Policía Nacional en la Región, Cirilo Durán, en una rueda de prensa en la que han anunciado que el detenido mayor de edad, conocido como 'el profe', era quien presuntamente fabricaba los artefactos explosivos y se valía de los menores de edad para arrojarlos a las vías.

Así pues, el hombre de 55 años es presuntamente autor de un delito de coacciones y otro de daños, mientras que el menor de 14 años ha sido arrestado como presunto autor de un delito de daños, y al menor de 17 años se le ha imputado por su presunta autoría de un delito de coacciones, según el delegado, quien ha señalado que los tres eran miembros activos de la Plataforma Pro-Soterramiento.

El delegado del Gobierno ha dado cuenta de la "reciente y brillante" operación llevada a cabo por la Policía Nacional en Murcia en relación con estos sabotajes y los actos vandálicos que se han producido en los últimos tiempos en las obras del AVE y del soterramiento de las vías en Murcia.

Bernabé ha recordado que el 29 de diciembre se produjo un incendio en las obras del AVE y del soterramiento de las vías en Murcia que calcinaron una retroexcavadora y diverso material como pantallas de metacrilato por un importe de unos 98.000 euros.

Fruto de las diligencias y de las investigaciones llevadas a cabo por la Policía Nacional, el delegado ha señalado que se ha podido determinar que el mayor de edad, de 55 años, se encargaba de realizar con métodos caseros artefactos explosivos e incendiarios. Este individuo, con ayuda presuntamente de los dos menores, "se encargaban de realizar los actos de sabotaje", lanzando los elementos explosivos y de llevar a cabo estos últimos meses, de forma coordinada y perfectamente organizada las actuaciones.

El delegado ha querido remarcar el "buen trabajo de la Policía" porque, más allá de las declaraciones incriminatorias que se han producido en sede policial, los registros domiciliarios llevados a cabo por la Policía Nacional han determinado que el detenido mayor de edad "tenía en su poder mechas incendiarias similares a los usados en los artefactos explosivos".

Igualmente, ha señalado que "tenía algo que llama mucho la atención", que consistía en un croquis detallado y hecho a mano de la zona de las obras "con anotaciones curiosas" que indicaban, por ejemplo, las "zonas de poca luz", lo que según el delegado "tenía un seguimiento muy directo de cuales eran sus objetivos".

Igualmente, al detenido mayor de edad se le ha intervenido un tirachinas de caza que podría permitirle lanzar estos artefactos desde largas distancias. Asimismo, se le han encontrado "las facturas de compra de las ojivas metálicas que han sido utilizadas" para fabricar este tipo de instrumentos explosivos.

LOS TRES; MIEMBROS DE LA PLATAFORMA

Más allá de las consideraciones policiales, Bernabé ha añadido una valoración "política" de los hechos. Así, ha precisado que estas tres personas "son miembros activos de la Plataforma Pro-Soterramiento. De hecho, ha señalado que el mayor de edad "participa en sus asambleas y manifestaciones, así como en todos los actos públicos convocados por este colectivo". Por su parte, ha señalado que los dos menores "son asiduos de forma permanente al ya conocido como campamento situado junto a las vías".

En este sentido, ha considerado que "basta ya de hipocresías, de dobles lenguajes y de demagogia", ya que "o estamos con el diálogo o estamos con la violencia" pero "la discrepancia nunca puede llevar a convertir una reivindicación legítima en un campo de batalla".

Y es que, añade, "se ha puesto en peligro la vida de personas, de trabajadores, porque esos explosivos son armas mortales", y se han ocasionados "años en el patrimonio público valorados en cientos de miles de euros, y no todo vale". De hecho, tal y como dijo el día que tomó posesión, ha reiterado que "quien la hace, la paga".

"Que le quede claro a todos aquellos que, de una forma u otra legitiman la violencia, y basta ya de hipocresías en el lenguaje, porque estamos escuchando estos últimos días unas cuantas que vienens iemrpe del mismo sitio", ha señalado Bernabé, quien ha asegurado que "ese no es el camino".

"Vamos a ir a por ellos y van a responder ante los jueces todos aquellos que hayan pasado el umbral del legítimo derecho amanifestarse a realizar actos violentos, sean del tipo que sean", ya que "el Gobierno de España no va a tolerarlo y nos van a encontrars eimpre enfrente",

Consulta aquí más noticias de Murcia.