Los regionalistas se han mostrado en una nota "satisfechos de que finalmente vayan a colocarse estas placas", tal y como exigieron mediante una declaración el 20 de marzo del año pasado tras la solicitud del Colectivo de Víctimas del Terrorismo (COVITE), pero han criticado que "después de intentar oponerse, de obviar el papel de las víctimas en la iniciativa y de retrasar la cuestión durante todos estos meses, Asiron se haya precipitado anunciando la colocación de 2 de las 27 placas en memoria de los asesinados por la banda etarra sin haber buscado un consenso generalizado con sus familias".

Además, han afirmado no comprender "cómo a estas alturas Asiron y Bildu, además de la mayoría del cuatripartito, se niegan a admitir y reflejar que estas personas fueron asesinadas por ETA". "Queda mucho trabajo por delante para construir un relato veraz y justo con la memoria del sacrificio de las víctimas que fueron asesinadas por defender valores de libertad y democracia, detestados por los terroristas, y esa labor no la puede liderar un partido que siempre los ha amparado, que todavía hoy se niega a condenar sus crímenes o a incluir en una placa que las víctimas fueron asesinadas", han subrayado.

En este sentido, y haciendo referencia a los hitos en recuerdo de fusilados en la Guerra Civil, de Germán Rodríguez o de Ángel Berrueta, han recordado que "la inmensa mayoría de placas en memoria de otras personas sí incluyen este tipo de referencias y son mucho más detalladas de lo que Bildu es capaz de aceptar para los crímenes de ETA".

También han lamentado que "esta iniciativa no haya podido trabajarse de una forma más profunda y amplia en una Comisión de Paz y Convivencia que no ha podido convocarse porque Bildu se niega todavía en 2018 a condenar los crímenes de ETA, que es el mínimo exigible antes de pretender hacer un homenaje a sus víctimas".

Consulta aquí más noticias de Navarra.