Autobús junto a un carril bici
Autobús junto a un carril bici EUROPA PRESS

La capital aragonesa incorporará en el mes de mayo dos autobuses cien por cien eléctricos en dos líneas urbanas, en fase de pruebas y basados en dos tecnologías distintas de las tres que se van a ensayar para comprobar cuál es el tipo de movilidad eléctrica que mejor se adapta a la ciudad.

Así lo ha avanzado este jueves en rueda de prensa la concejal de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento de Zaragoza, Teresa Artigas, quien ha presentado, junto a los técnicos Josán Chanca y Lorena Reula, el diagnóstico inicial realizado para actualizar el Plan de Movilidad Urbana Sostenible de la ciudad, en el que se ha detectado que es necesaria una renovación de toda la flota de vehículos de transporte público.

En este sentido, Artigas ha anunciado que en el próximo mes de mayo habrá en la ciudad dos autobuses, de dos líneas distintas, "cien por cien" eléctricos, dos vehículos que circularán en pruebas pero con viajeros reales y que funcionan con dos tecnologías distintas, que recargarán en cocheras.

Ha recalcado que los dos vehículos "funcionarán con viajeros reales, con las mismas paradas" y recorridos, algo que no ocurrió en las pruebas realizadas anteriormente con este tipo de buses y ha detallado que, al mismo tiempo, se estudiará una tercera opción que requiere la carga en los principios y finales de línea, para comprobar cuál de ellas sería la más adecuada para las distintas líneas de la ciudad.

Se trata, por tanto, de "ver qué tecnología es la más adecuada en cada caso" y ha admitido que "lo ideal" sería disponer de toda la flota y de líneas completas con autobuses eléctricos, recordando que se están incorporando autobuses híbridos.

Asimismo, Artigas ha apuntado que a finales del mes de febrero se pondrá en marcha la prioridad semafórica para autobuses en dos líneas del eje entre avenida América y paseo Sagasta, que incluye diez intersecciones.

CORREDORES DE ALTA CAPACIDAD

Respecto a las conclusiones del diagnóstico sobre el Plan de Movilidad Urbana Sostenible, en el ámbito del transporte público se han detectado posibles corredores de alta capacidad, con una amplia cobertura a la población, como el eje este-oeste en el que ya se estaba trabajando con la línea 2 del tranvía o el eje entre Sagasta y Santa Isabel, ha indicado Lorena Reula.

Josán Chanca ha advertido también de que es necesario reordenar la red de autobuses y las distancias entre paradas, dado que ahora son "ineficientes", así como ha detectado la necesidad de un nuevo planteamiento en el sector del taxi.

En el caso del urbanismo en la ciudad, ha alegado que falta completar la malla viaria básica en puntos como Tenor Fleta, avenida de Cataluña, Delicias, el Portillo, y categorizar las áreas urbanas, para que exista un mayor equilibrio entre las distintas zonas.

IMPULSAR LA RED CICLISTA

En movilidad ciclista, aunque la red "ha crecido bastante" en los últimos años, aún es necesario un impulso económico a esta infraestructura, la red ciclista está "incompleta" y su mantenimiento es insuficiente, se detecta una falta de normativa clara y también que el calmado del tráfico es insuficiente con la limitación de velocidad de los vehículos a 30 kilómetros por hora.

Chanca ha manifestado, asimismo, que existe un desequilibrio en el espacio público empleado para los peatones y se carece de una estrategia clara en la movilidad peatonal; mientras que en materia de accesibilidad hay que completar la red de transporte público universal y los taxis accesibles son insuficientes. De hecho, hay unas 130 personas en lista de espera, ha asegurado, al subrayar que con los taxis adaptados ganan los usuarios, la ciudad y el sector.

Además, ha constatado que se está incumpliendo la normativa de accesibilidad urbanística y de movilidad en aspectos como el rebaje de aceras o la implantación de semáforos sonoros, para agregar que tampoco existe un plan de accesibilidad multidisciplinar.

En el vehículo privado, el diagnóstico resalta la ausencia de control de tránsito por zonas de tráfico calmado, problemas de saturación en horas punta y tramos concretos, una ausencia casi total de vehículos eléctricos y un estancamiento y leve incremento de la siniestralidad.

FALTAN APARCAMIENTOS

En cuanto a los aparcamientos, se ha comprobado que no está ajustada la oferta y la demanda residencial en algunos distritos y se están utilizando los solares vacíos para aparcar, con "hasta 8.000 plazas de estacionamiento en solares que no están destinados a ello", ha precisado Chanca.

Faltan aparcamientos disuasorios y un "ejemplo a seguir" sería el situado junto a la parada del tranvía de La Chimenea, ha sostenido, señalando que el análisis también ha detectado que las zonas de estacionamiento regulado están saturadas y que las políticas tarifarias son "blandas", lo que no favorece la rotación.

Teresa Artigas ha remarcado que el diagnóstico ofrece "una foto fija" de la movilidad urbana y una comparativa de los datos entre 2007 y 2017, por lo que ahora se inicia el periodo de presentación de propuestas y participación que concluirá con la aprobación de la actualización de este plan "antes del verano".

CUATRO OBJETIVOS

El plan se basa en cuatro objetivos principales: lograr una ciudad segura y saludable, con la disminución del número de vehículos privados y la reducción de la contaminación y los accidentes; mejorar la intermodalidad; garantizar la accesibilidad y la eficiencia, incentivando vehículos menos contaminantes, fomentando el uso de energías limpias y renovables y aplicando las nuevas tecnologías en la gestión de la movilidad.

Los datos del diagnóstico se han basado en 14.000 encuestas telefónicas y a pie de calle, que constatan un crecimiento en el uso de la bicicleta y del transporte público entre 2007 y 2017, mientras que descienden ligeramente los viajes diarios a pie y en vehículo privado.

Entre los principales datos, el estudio remarca que el vehículo privado aún ocupa el 68 por ciento del espacio público, aunque supone un 27 por ciento del porcentaje de movilidad en la ciudad, mientras que los peatones ocupan el 30 por ciento de la superficie, aunque representan el 46 por ciento de la movilidad, una "clara desproporción", ha advertido Chanca. El autobús y el tranvía suponen el 24 por ciento de la movilidad en Zaragoza y la bicicleta, el 3 por ciento.

En otro orden de cosas, la concejal de Medio Ambiente ha rechazado las declaraciones realizadas este miércoles por el portavoz municipal del PP, Jorge Azcón, sobre el aumento de la contaminación por CO2 en la ciudad y el "fracaso" de la política de movilidad de los grupos de la izquierda para reducir la emisión de gases contaminantes.

Artigas ha asegurado que en los últimos años las emisiones de CO2 se han reducido "en un 40 por ciento", sosteniendo que todas las políticas emprendidas para promover el transporte público y la bicicleta "han dado sus frutos".

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.