Kevin Spacey
Kevin Spacey en la presentación de la tercera temporada de 'House of Cards'. GTRES

El dueño de una empresa de seguridad que trabajó en 2012 en las labores de vigilancia en torno a la serie House of Cards ha asegurado que el actor Kevin Spacey es un "racista" y ha insinuado que el propio actor se encargó de hacer que rescindieran el contrato de su empresa.

Spacey fue el protagonista de la serie de la HBO y recientemente ha sido acusado por varios hombres de acoso y abusos sexuales, algunos, según los testimonios, cuando las supuestas víctimas eran apenas adolescentes.

La compañía Earl Blue VIP Protective Services, cuyo dueño era el propio Earl Blue, fue contratada para gestionar la seguridad durante la primera temporada de rodaje de House of Cards en 2012, según publica el diario Dailymail.

Blue, que ha trabajado para producciones de Marvel y Oprah Winfrey, afirma que Spacey obvió dar la mano "a los trabajadores negros". El empresario afirma que cuando le presentaron a Spacey éste le dio la mano a un policía blanco que iba con ellos y que después se marchó sin estrecharle la mano ni a él ni a otra persona de color que estaba en el grupo que estaba siendo presentado.

"Me miró de arriba a abajo y miró a mi supervisor de arriba a abajo. Después se acercó para estrechar la mano del oficial de policía y luego se fue". "Estábamos todos parados allí, mirándonos el uno al otro como, vaya, eso ha sido incómodo", relata.

El dueño de la empresa, que lleva cuatro años en silencio según dice por su contrato de confidencialidad, dijo que un grupo de guardias de seguridad negros estaban viendo el trailer de la serie en el set de rodaje cuando escuchó al actor decirle a su gerente de seguridad personal: "No quiero que los 'negratas' vean mi trailer".

Poco después, el contrato con la empresa de seguridad de Earl no fue renovado, a pesar de que se le reconoció que no había quejas ni problemas con su trabajo.

Spacey "nunca habló con mis guardias de seguridad, pero hablaba con todos los demás. Habló con todos los policías, riéndose y bromeando con ellos ", dijo Blue, que denuncia que Kevin Spacey comenzó a poner problemas constantemente, "por los uniformes, por la colocación de los guardias...".

Además, Blue asegura que un gerente de producción le contó pasado un tiempo que Spacey había llegado a decir que "no quería más a los negratas en su set".