El nuevo acceso de la autovía A-52 Rías Baixas a la ciudad de Ourense ha abierto tras más de dos años de obras y ante la sorpresa de los vecinos del pueblo de Ervedelo, que llevan meses denunciando deficiencias en las obras y riesgos para sus viviendas por desprendimientos de tierra, según la portavoz vecinal Elba Álvarez.

Los vecinos de Ervedelo denuncian la falta de canales de agua

En el pueblo de Ervedelo viven unas 70 personas que quedan a muy pocos metros por debajo del acceso centro abierto hoy sin inauguración y, según su portavoz, no se oponen al nuevo vial "sino a su apertura cuando todavía muestra deficiencias como un talud relleno de tierra sobre el que se apoya uno de los pilares y que tiene las losetas de sus paredes separadas varios centímetros".

Los vecinos, según Álvarez, no quieren dinero "sino vivir tranquilos" y consideran que eso es imposible después de unas largas obras que causaron numerosos daños en su entorno habitual, como la falta de agua en fuentes y pozos, la separación de la autovía con una red plástica que puede atravesar cualquier animal y "dar un susto", agregó.

Además, la empresa dejó sin hacer las canalizaciones para el agua por lo que cuando llueve las aguas caen libremente e inundan lo que encuentran a su paso, según la portavoz.

El Ayuntamiento, por su parte, ha señalado que el Ministerio de Fomento aseguró que está resuelta la estabilidad de los taludes mediante contrafuertes y drenajes y ofreció a los vecinos compensaciones por los desperfectos ocasionados en sus viviendas siempre que los documenten en con informes y fotografías.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE OURENSE