Ciudad de la Justicia de Castellón
Ciudad de la Justicia de Castellón EUROPA PRESS

La fiscal, en su escrito de conclusiones provisionales, pide para el profesor 24 años de prisión -seis años por cada uno de los cuatro delitos continuados de abusos sexuales a menores de 13 años de los que le acusa-, inhabilitación especial para profesión u oficio que hubiera tenido relación directa con el delito cometido durante el tiempo de la condena y la medida de libertad vigilada por un periodo de ocho años.

Además, el ministerio público reclama que el acusado indemnice a las menores en concepto de responsabilidad civil por los daños morales causados con 1.500 euros.

Según el fiscal, entre 2014 y 2015 el procesado se sirvió de su condición de profesor de solfeo y, con el objeto de "satisfacer su ánimo libidinoso", llevaba a cabo juegos infantiles con las menores, que tenían como resultado final tocamientos. Estos hechos se repitieron durante dos días a la semana.

El acusado durante su declaración ha negado los hechos y ha señalado que "jamás" ha propuesto juegos a las niñas, sino que eran ellas las que le quitaban objetos como el libro de dictado, el estuche o las llaves.

RENUNCIA

Así mismo, ha indicado que cuando le presentaron un documento para que firmara su renuncia se negó "porque yo no he hecho nada", ha dicho el procesado.

Las menores han reconocido que a veces apagaban la luz de la clase y escondían cosas del profesor y que éste les realizaba tocamientos cuando quería recuperarlas, aunque en aquel momento el comportamiento del mismo les parecía "normal". Dos de las niñas han declarado que el profesor les decía que "lo que pasaba en la clase de música, se quedaba en la clase".

Las alumnas han declarado que decidieron contar los hechos a sus padres tras hablar con una amiga y decirles ésta que "eso estaba mal". Esta amiga ha asegurado en el juicio que las menores estaban preocupadas cuando se lo contaron y no sabían qué hacer.

Consulta aquí más noticias de Castellón.