Miguel Ruiz
Miguel Ruiz, autor del libro 'El cómo del éxito'. JORGE PARÍS

Miguel Ruiz rebosa ambición por los cuatro costados. Parece como si pidiese más horas a su ajetreado día a día. Emprendedor y coach experto en ayudar a las personas en descifrar en qué son más válidas, Miguel Ruiz se define a sí mismo como "un directivo exitoso". Ahora, esos conocimientos que le han llevado a la cima los comparte en el libro El cómo del éxito, a raíz del cual ha creado un programa de 30 días para poder encontrar el negocio ideal de cada uno.

No sé si te esperabas toda la repercusión que ha tenido el libro...
Al principio quieres conseguir lo máximo, aunque nunca sabes lo que va a pasar. En realidad sabía que tenía algo muy grande que contarle al mundo, pero no tenía claro cómo iba a reaccionar la sociedad. Los comentarios son increíbles. Los lectores hablan alucinados del libro. Parece que les despierta y les abre los ojos. Es como si con el libro ahorraran 10 años de fracasos. Están perdidos haciendo cosas que no les gustan y deben centrarse en aquello que realmente les motiva. A los consejos del libro se les podría llamar ahorradores de tiempo.

¿Qué está fallando entonces en el sistema educativo?
El error del sistema educativo está en que nos enseñan a todos lo mismo en lugar de educarnos según nuestros talentos y pasiones. Nos enseña pocas cosas para alcanzar la riqueza, el éxito o cómo ser productivos. Se pueden mejorar muchísimas cosas a nivel educativo. Te educan y no te guían en base a tus talentos. Hay que guiar a las personas en base a lo que sean buenas y lo que se les dé bien. Así, se podrán especializar dependiendo a lo que cada uno  pueda aportar al mundo. A todos nos educan por igual, pero todos no somos iguales, cada uno tiene sus dones, sus talentos y sus pasiones.

¿Es fácil encontrar tu misión en la vida?
No es nada fácil porque estamos tremendamente condicionados. Tanto el sistema educativo como nuestro entorno: amigos, padres y el sistema en general. Si tu padre es médico, tú probablemente seas médico también. Para que veamos cómo nos guían podemos poner el ejemplo del ‘trading’. Hace años hubo un boom en el tema de la bolsa y casi todo el mundo quería ser asesor. La gente se mueve por modas. Otro de los condicionamientos es ir a por el dinero y las oportunidades, en lugar de ir directamente a lo que se te da bien y a partir de ahí ganar dinero que es lo que hay que hacer.

Los obstáculos para alcanzar nuestras metas son más bien internos¿Qué es el éxito?
Para mí es encontrar la misión de tu vida y empezar a servir al mundo con ello. Cuando lo haces, el éxito va a llegar a ti automáticamente. No hay éxito sin misión cumplida ni misión cumplida sin éxito. El éxito es una consecuencia.

¿Cómo se consigue?
El primer paso y la regla principal para conseguir el éxito es encontrar qué es lo que mejor se te da y cuáles son tus talentos. Todo ello a nivel profesional. Por supuesto hay que aprender una serie de reglas del juego y del éxito. Tienes que saber cómo gestionar negocios, cómo gestionar tu dinero y tu tiempo. Sin embargo, una de las cuestiones más importantes es cómo gestionar tu mente. Hay que controlar tus creencias porque todos de casa venimos con pensamientos limitantes. Para esos estamos aquí, para eliminar esas barreras limitantes y superarnos cada día.

¿Hay más obstáculos internos o externos para alcanzar el éxito?
La mayoría son internos, mentales. Ya sea creencias que te han transmitido tus padres o aquellas que has adquirido y aprendido por experiencia. Si tu padre es empleado y te ha dicho que tienes que tener un empleo seguro para vivir bien, tú tienes la creencia de que para vivir bien, tienes que tener un empleo seguro. Si no cambias esa creencia, cada vez que intentes emprender te va a salir mal. Tenemos que dejarnos de barreras.

¿El éxito depende totalmente de nosotros?
Sí. El éxito depende de nosotros al 100%. Cada persona tiene la total responsabilidad de tener o no tener éxito. A veces pregunto a las personas, ¿quién opina que tiene el 99% de responsabilidad sobre su éxito, mientras que el 1% restante es la suerte, la casualidad y la ayuda externa? Quien levanta la mano con el 99% le digo que está equivocado. Es el 100%. Si tú quieres, lo puedes conseguir.

Para alcanzar el reconocimiento, dice usted hay que saber solucionar problemas, ¿Cómo es esto?
Con tus talentos debes servir al mundo haciendo lo que mejor se te da. Para ello, servirás al mundo resolviendo tus problemas. Alguien solo te va a pagar cuando le estés resolviendo un problema. Ya sea a nivel de empleado o a nivel de emprendedor. Si no resuelves problemas es que ni cumples tu misión ni estás haciendo nada que merezca la pena.

¿Hay que obsesionarse con el éxito o enfocarse y trabajar y luego ya llegará?
Llega un momento en el que tienes que obsesionarte. He entrevistado a cientos de emprendedores y cualquier persona de éxito ha llegado un punto en el que se ha obsesionado. Sin embargo, hay personas que tienen mucha ambición pero poco nivel de conciencia o falta de paciencia. La ambición sin la paciencia es un error. Es un equilibrio entre las dos partes. De lo contrario, vas a pensar en el corto plazo en lugar del largo plazo y no te va a ir bien. En cualquier decisión que tomes siempre hay que pensar en el largo plazo.

El error número uno de los emprendedores es querer atender a todo el mundo¿Cómo influye la motivación?
La motivación es esencial. Tienes que tener un gran por qué y una causa que te indigne. Una causa que de verdad sientas. Un objetivo que te motive y te incite a hacer las cosas. De lo contrario no te vas a mover.

Igual hay personas que les gusta una cosa y no saben que van a ser buenas. ¿Cómo les ayuda?
Después de todas las peticiones que tuve cree la plataforma ‘Descifra tu misión’. Con este curso, a través de 30 lecciones descubres cuál es tu propósito y tu misión profesional. A partir de él, conoces en qué nicho debes especializarte. La premisa fundamental es conocer cuál es tu pasión. En el mercado donde esté tu pasión, va a estar tu negocio y por lo tanto, tu empleo. Una mente que esté haciendo algo diferente a lo que sea su pasión, se va a rendir fácilmente. Nada pasa por casualidad. Cada uno tiene sus roles estrella.  Hay talentos innatos que solo uno mismo conoce. El error número uno que cometen la mayoría de los emprendedores es querer atender a todo el mundo, pero al final no lo hacen a nadie. Debes especializarte en un nicho de mercado y en un público y atenderles a ellos dándoles valor masivo.

En su libro destaca que es el mejor momento de la historia para emprender.
Ahora el conocimiento está al alcance de todo el mundo. Nunca hemos tenido tantos avances a nivel conocimiento y a nivel financiero. Ahora mismo cualquiera puede tener una vida digna: si se pone a emprender y fracasa puede acabar un tiempo en la casa de sus padres o trabajar para un amigo, o en cualquier empresa. A pesar de ello, somos seres muy cómodos. Nos asentamos en un empleo y  un sueldo y no buscamos lo que de verdad nos llena.

Pero en España no tenemos esa cultura de emprender…
Hay muchos obstáculos para emprender en España. Comparar emprender con tener un empleo es mucho decir. Por eso es tan importante encontrar cuál es tu misión, porque vas a luchar por ello y por una causa que te indigna. Vas a saber que tu público te está esperando. Creo que lo que enseño es la clave de todo. Si no, dirás que estás cómodo con tu vida y no estarás dispuesto a obsesionarte y atravesar todos esos obstáculos. Antes se emprendía por necesidad pero ahora si no triunfas te buscas un empleo en cualquier empresa. O tienes un gran por qué o estás perdido ya que no estás dispuesto a hacer lo que haya que hacer para conseguir tus metas.