Exposición 'Exilio exterior, exilio interior'
Exposición 'Exilio exterior, exilio interior' AYUNTAMIENTO DE TORRELAVEGA

La exposición, que se inaugurará a partir de las 20.00 horas, recoge parte de la obra, y las peripecias vitales tras la contienda, de Rufino Ceballos, Ángel Alonso, Ricardo Bernardo, Eduardo Pisano, Antonio Quirós, que se exiliaron a Francia; Luis Quintanilla, que se marchó a Nueva York, y de Santiago Montes, Mauro Muriedas, Jesús Otero y Miguel Vázquez, que estuvieron en la cárcel y se quedaron en España, representando el 'exilio interior'.

La exposición, cuyas obras forman parte de esta exhibición pertenecen a colecciones particulares, parte de una iniciativa emprendida por la Fundación Bruno Alonso, en cuya sede recaló el pasado año, según ha explicado en un comunicado el Ayuntamiento.

Según explica el presidente de esta entidad, Luis Alberto Salcines, comisario además de la muestra, "desde el primer momento" la Fundación tuvo la intención de presentarla en Torrelavega porque es una ciudad a la que estuvieron vinculados algunos artistas de la muestra.

De hecho, la Sala en la que se presenta lleva el nombre de Mauro Muriedas, quien vivió en Torrelavega desde los 12 años.

Además, de Torrelavega era Eduardo Pisano, que la visitó regularmente desde París o Barcelona, lugares de residencia los últimos años; Ricardo Bernardo fue profesor en el instituto de Torrelavega en 1932 y Jesús Otero mantuvo una estrecha relación con los intelectuales y artistas de Torrelavega, especialmente con Mauro Muriedas, al que acudía a visitar frecuentemente.

Mientras el 'exilio exterior' hace referencia a la obligada diáspora que hubieron de realizar todos los artistas expatriados, el 'exilio interior', concepto acuñado por Miguel Salabert en un artículo y en su novela homónima, fue definido por el periodista Juan Cruz define como "una cárcel abierta cuyos barrotes eran el silencio".

La historiadora de arte y profesora Esther López Sobrado, que aporta un texto explicativo en el catálogo de la exposición, ha señalado que, a pesar de que cada artista tuvo que atravesar su propia peripecia personal, familiar y creativa, existen "unas condiciones comunes" a todos ellos, que, a su juicio, se reflejan en sus obras.

Estas "condiciones comunes" que aprecia son "el desarraigo vital, la angustia de un desarraigo impuesto y la incertidumbre sobre su futuro, la desubicación íntima, contextual y laboral, la pérdida de los canales de exhibición conocidos, la pérdida del reconocimiento adquirido en los medios artísticos y la necesidad de enfrentarse a un medio artístico diferente".

Además, sostiene que todos "tuvieron que rehacer sus vidas, combatiendo el dolor que la memoria les producía pero al mismo tiempo tratando de abrirse camino de nuevo, en la mayoría de los casos, en medio de la precariedad económica".

Los promotores de la obra consideran que es, por tanto, una "excelente oportunidad" de revisar y apreciar la obra, la personalidad y las circunstancias vitales de todos estos artistas cántabros que sufrieron el exilio exterior e interior y cuyo trabajo, "debido a su forzada ausencia de los circuitos artísticos y culturales, es en gran parte desconocido para las actuales generaciones".

Consulta aquí más noticias de Cantabria.