La mayoría de izquierda de las Cortes de Aragón ha aprobado este lunes, en sesión plenaria, las cifras globales del proyecto de Ley de Presupuestos de la Comunidad Autónoma para 2018 en un Debate de Totalidad en el que el consejero de Hacienda y Administración Pública del Gobierno regional, Fernando Gimeno, ha defendido unas cuentas "a la ofensiva" centradas en los servicios sociales y con un incremento de la inversión y de las medidas de apoyo al empleo y el crecimiento.

Solo el Capítulo I, dedicado a las Cortes de Aragón, ha obtenido la unanimidad, votando a favor de la mayoría de los Capítulos PSOE, Podemos, CHA e IU, mientras que PP, PAR y Cs lo han hecho en contra, aunque en algún Capítulo se han registrado abstenciones.

Tras quedar aprobadas las cuantías globales y el gasto total no financiero, que supera los 5.303 millones de euros, se ha abierto el plazo de presentación de enmiendas, que concluirá el 6 de febrero, tras el que sucederá una fase de Ponencia y un último debate plenario con la votación definitiva del proyecto de ley, que entrará en vigor el mes próximo.

VOCACIÓN DE MAYORÍA

Gimeno ha intervenido para dar cuenta del proyecto de ley y responder a todos los Grupos a lo largo de las más de tres horas que ha durado el debate. Ha aseverado que son "unos Presupuestos que pueden ser aprobados por estas Cortes" porque tienen "vocación de tener mayoría" y "se corresponden con la realidad" de este Parlamento.

"La realidad es distinta a la que ocurrió en 2016 y 2017", pero coincide un factor: "la inestabilidad del Gobierno de España y la dificultad para aprobar los Presupuestos Generales del Estado", ha continuado Gimeno, quien ha observado que el cambio económico "no ha llegado a los sectores más débiles de la sociedad". La no aprobación de los PGE significa que la Comunidad Autónoma dejará de recibir del Estado 12 millones cada mes, ha apuntado.

"Ahora podemos hacer más política de la que hacíamos en su día", al inicio de la legislatura, cuando "teníamos que ir resolviendo los problemas día a día", ha indicado el titular de Hacienda, quien ha resaltado que el periodo medio de pago a proveedores ha bajado de más de 100 a 11 días y también se ha reducido el déficit.

Ha defendido su política fiscal al asegurar que la presión impositiva de Aragón está, en conjunto, por debajo de la media autonómica y que "mientras tengamos déficit y un endeudamiento como el que existe no podemos bajar los ingresos", aunque se han suprimido algunas tasas.

PERSISTIR EN LOS ERRORES

En el turno en contra, el portavoz de Hacienda del Grupo Popular, Antonio Suárez, ha tildado el proyecto de ley de "absolutamente conservador" porque "persiste en los errores" de 2016 y 2017, de forma que "no es nada progresista".

A su juicio "es regresivo con las políticas sociales" porque "no confía en la inversión en infraestructuras y equipamientos como instrumento para consolidar los servicios públicos" y "no es útil para la economía productiva", al tiempo que "demuestra un absoluto desinterés por la vertebración" sobre la base de "una política confiscatoria".

Se ha quejado de la política fiscal, en especial del impuesto de sucesiones y la subida de tasas. Para Suárez, el jefe del Ejecutivo autónomo es "el campeón" de la subida impositiva.

Ha preguntado "dónde está la atención primaria, dónde el transporte sanitario urgente, que ustedes están destrozando", tras lo que ha considerado que el Gobierno está "falseando" las cuentas de Educación. Ha dicho que "dejan abandonado" el sector agropecuario, que tampoco se impulsa la modernización de empresas y que el Presupuesto para comarcas no crece.

La diputada del PAR, Elena Allué, ha calificado los Presupuestos de "ilusorios, confiscatorios e irreales", añadiendo que "vuelven a sangrar los bolsillos de los aragoneses".

Ha planteado que, durante esta legislatura, el Ejecutivo "ha ido anunciando planes e inversiones millonarias que luego han quedado en papel mojado" y "no ha sabido llevar a la práctica" algunas cuestiones, advirtiendo de que "no nos creemos los anuncios y promesas de este Gobierno".

Ha comentado que el anterior Gobierno "gestionó con la economía decreciendo y un desplome de los ingresos bastante importante" y "se hizo lo que se pudo", mientras que ahora el PIB está creciendo y la recaudación fiscal es "una de las mayores de España".

El portavoz adjunto de Cs, Javier Martínez, ha rechazado unos Presupuestos "continuistas" y "totalmente decepcionantes" porque "no son más que más de lo mismo y lo único que hacen es perder el tiempo a los aragoneses", que no solo demandan servicios públicos, sino que "tienen aspiraciones".

En opinión de Martínez, la "falta de ambición, audacia y valentía" ha llevado al Gobierno a "instalarse en la comodidad", pronosticando que se incumplirán las promesas. "Se podían bajar los impuestos", ha agregado.

Ha hecho notar que todavía no se ha aprobado la renta social básica, ni se han construido los colegios y hospitales prometidos, tras lo que ha avisado de que se aprobarán leyes sin dotación presupuestaria. Ha dicho que el Gobierno ha dado "algún tipo de propina" a Podemos, en referencia a los 1.000 euros presupuestados para la banca pública.

RESPONSABILIDAD

Desde Podemos, Héctor Vicente ha considerado que el Presupuesto es "previsible para lo bueno y para lo malo", criticando que "hacen lo mismo -que en la legislatura anterior- pero en la dirección contraria", aunque esta es la "correcta".

"Esto de los Presupuestos de Aragón nos lo creemos para favorecer a las aragonesas y los aragoneses", ha recalcado Vicente. Ha lamentado que no se haya puesto remedio al "gran problema" de la deuda y ha echado en falta más "veracidad", en alusión al "muy ajustado" capítulo de personal de sanidad y educación.

El diputado del PSOE, Alfredo Sancho, ha garantizado que el Ejecutivo seguirá actuando con "responsabilidad, con voluntad de consolidar la recuperación de los recortes, aumentar la inversión pública y fomentar el crecimiento".

Los Presupuestos responden a "la voluntad política de un Gobierno de izquierdas que gobierna con políticas de izquierdas que benefician al conjunto de los aragoneses", ha planteado Sancho, subrayando que el gasto social sigue creciendo.

El portavoz de CHA, Gregorio Briz (Grupo Mixto), ha enfatizado que los Presupuestos responde a unas "políticas progresistas" llevadas a cabo "con un reglamento neoliberal" y cuya prioridad son la recuperación de los servicios públicos y la creación de empleo, sin caer en "la deriva del liberalismo más recalcitrante". Es un proyecto de ley "creíble, viable, real y, sobre todo, de izquierdas".

La portavoz parlamentaria de IU, Patricia Luquin (Grupo Mixto), ha dejado claro que estos "no son nuestros" Presupuestos, aunque la coalición de izquierdas "aspira a hacerlos suyos" y que "pueden ser mucho más audaces, progresistas y mucho más de izquierdas" porque Aragón sigue siendo una región "desigual". "Tienen margen para mejorarlos", ha continuado, recordando que IU ha planteado 35 medidas para incluir en el proyecto de ley.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.