Vejete héroe
Francisco Biedma, delante del hospital donde está ingresado su hijo. J. PARÍS

«La casa estaba en llamas. No lo dudé. Entré y lo saqué arrastras», cuenta Francisco Biedma, de 70 años. Ayer le salvó la vida a su hijo, Manuel, tras un incendio en su casa de Usera.

"La casa estaba en llamas. No lo dudé. Entré y lo saqué arrastras", cuenta Francisco.
Manuel, barrendero de 39 años, llamó ayer a su madre, Francisca, para decirle que no había ido a trabajar porque estaba resfriado. Preocupada, la mujer fue con su marido, Francisco, a visitarle a su domicilio, en la avenida de La Perla (Usera),
donde vive solo. Al llegar, sobre las 13.30 h, se encontraron el piso en llamas. Varios vecinos habían intentado tirar la puerta. Francisco sacó la llaves y, sin pensárselo, fue a sacar a su hijo.

«Tenía que salvarlo»

«Me cubrí con mi abrigo y entré. Si alguien tenía que morir era yo. Tenía que salvar a mi hijo», cuenta con asombrosa serenidad. Si no llega a ser por él, la suerte de su hijo hubiese sido otra.

Manuel ingresó de gravedad, por inhalación de humo, en el 12 de Octubre. Su padre sólo sufrió una intoxicación leve. Este héroe por un día ya había salvado en su juventud a un chico de morir ahogado en un río.