Policía Nacional
Policía Nacional EUROPA PRESS

Según han explicado desde la Comisaría provincial, uno de los detenidos manifestó ante la Policía Nacional que había sido víctima de un atraco con arma blanca por parte de dos individuos, mientras que otro, denunció en un primer momento -ante la Guardia Civil- que había sufrido el hurto de una tableta, para posteriormente decir ante la Policía Nacional que había sido un tirón.

En ambos casos, han indicado a través de un comunicado, eran equipos informáticos propiedad de las empresas para las que trabajaban los investigados. En el transcurso de estas investigaciones se han esclarecido tres simulaciones de delito y dos estafas.

En el caso del hurto de una tableta, los hechos que motivaron la actuación policial se produjeron sobre las 20.30 horas del día 29 de noviembre. Un joven denunció ante la Policía Nacional que en las inmediaciones del campo de fútbol de La Rosaleda habían sufrido un tirón de una tableta propiedad de la empresa para la que trabajaba por parte de varios individuos.

Tras gestiones practicadas, los investigadores pudieron determinar que los hechos no se habrían producido según había denunciado ya que dicho robo nunca se produjo, que realmente la había extraviado y que denunció con el propósito de cobrar de su seguro la preceptiva indemnización.

Por otro lado, los agentes iniciaron una investigación el pasado día 15 de noviembre al tener conocimiento mediante una denuncia de la comisión de un robo con violencia de una tableta de uso profesional propiedad de la empresa para la que trabajaba.

Los investigadores comprobaron que un día antes había denunciado ante la Guardia Civil de Priego (Córdoba) el hurto de la misma tableta. Continuando con las pesquisas, fueron detenidas tres personas por su presunta implicación en los hechos.

Durante las indagaciones, los investigadores contactaron con la víctima al objeto de recabar información y tras contrastar todas las actuaciones pudieron determinar que los hechos no habían sucedido según lo relatado en la denuncia final sino que la víctima habría simulado ser objeto de un robo con violencia cuando en realidad había sido un hurto.

Esta persona pasó de ser la perjudicada a ser arrestada por un presunto delito de simulación de delito y otro de estafa, ya que además pretendía recibir una indemnización de la compañía aseguradora.

Igualmente constataron que, debido a la política de la empresa para la que trabajaba, se habría visto abocado a poner la denuncia por robo con violencia -cuando en realidad era un hurto- para que de esta manera fuera la aseguradora de la empresa la que se hiciera cargo del resarcimiento de los objetos sustraídos.

Esta investigación finalizó con la detención de dos personas más, los jefes inmediatos del investigado, por su presunta implicación en los hechos.

Otra investigación policial comenzó a raíz de la denuncia que puso un ciudadano en relación con un atraco que había sufrido sobre las 20.00 horas del día 12 de diciembre.

El hombre, lotero de profesión, denunció ante la Policía Nacional que, cuando se encontraba en la avenida de San Sebastián vendiendo lotería le asaltaron dos individuos que, a punta de navaja y bajo amenazas de muerte, consiguieron robarle la cartera con la recaudación del día.

La investigación apunta, según la Policía Nacional, a que los hechos que narró nunca se produjeron y que el hombre, tras gastarse el dinero y no poder hacer frente a su reposición, decidió denunciar un robo violento.

Desde la Policía Nacional han destacado "la gravedad de las simulaciones de delito no sólo por el perjuicio de dedicar recursos públicos a la investigación de denuncias falsas, sino porque dichos recursos públicos materiales y humanos son detraídos de la investigación de delitos y faltas reales".

Consulta aquí más noticias de Málaga.