Hoy se votará en asamblea. El comité de empresa de Tuzsa se reunió ayer para valorar la última oferta con la que la empresa ha tratado de frenar los paros de Navidad.

La compañía ofrece una compensación de 900 euros para los conductores que cambien su turno de vacaciones durante la Expo. Al comité le parece positivo que la empresa incentive a los trabajadores, aunque esperaba  que fuera «más generosa».

Además, le preocupa que se reserve el derecho a obligarles a trabajar en verano si no hay suficientes voluntarios, porque además no lo sabrían hasta el último momento. «Si la empresa necesita 200 conductores para la Expo, que los contrate», explica el presidente del comité, Javier Anadón.

Hoy se celebrará una asamblea de trabajadores para votar la propuesta y mañana se responderá a la empresa. Hasta entonces, los paros del próximo fin de semana siguen convocados.