La patrulla averiguó quién era su titular y contactó con él para informarle de que se trataba de una especie catalogada como "vulnerable" en el Catálogo de Especies Amenazadas de Navarra (aquella que corre el riesgo de pasar a la categoría de peligro en extinción en un futuro inmediato si los factores adversos que actúan sobre ella no son corregidos), según ha informado la Policía Foral en una nota.

En el mismo sentido la ley foral 2/1993, de Protección y Gestión de la Fauna Silvestre y sus Hábitats, en su artículo 8.2, establece que "quedan prohibidos la posesión, naturalización, tráfico y comercio de ejemplares vivos o muertos o de sus restos, incluyendo la importación, exportación, exposición a la venta y exhibición pública de las especies silvestres".

Finalmente se procedió a denunciar la publicidad y comercialización del animal por carecer de autorización para dicha actividad, entregándose para depósito en el Departamento de Medio Ambiente. La Policía Foral ha señalado que estos anuncios y actividades son ilegales, por lo que se perseguirán tanto por denuncia ciudadana como de oficio.

Consulta aquí más noticias de Navarra.