El consejero de Fomento y Vivienda, Felipe López, ha destacado que la mayor parte del suelo público que se ha vendido en la provincia tiene consideración de industrial. "Nos está permitiendo contribuir en los municipios donde se ubican dichas parcelas, a impulsar su economía y a la creación de empleo, a través de las empresas que implantan sus instalaciones en dichos suelos", ha afirmado este lunes en una nota.

Ha subrayado la importancia de esta iniciativa impulsada por la Junta con el objetivo de poner a disposición del tejido empresarial los activos públicos para fomentar el desarrollo de nuevos proyectos e iniciativas empresariales que promuevan la actividad económica y el empleo.

Las parcelas industriales vendidas en la provincia de Jaén durante 2017 se localizan principalmente en los municipios de Alcalá la Real, cuyo polígono de los Llanos del Mazuelo ha registrado una notable actividad durante este ejercicio, y Martos, en el polígono de Cañada de la Fuente.

También se han enajenado suelos en el ámbito productivo ZI-2 de Torredonjimeno; en el polígono de la Carretera de los Arquillos, en Villacarrillo; en Los Rubiales, de Linares, y en el polígono Los Retiros, de Huelma.

Además, durante el año pasado se han adjudicado en la provincia jiennense locales, plazas de garaje y trasteros en diversas localidades, como Andújar, Cazorla y Jaén, que han generado unos ingresos por valor de 385.061 euros.

La mayor parte de los suelos enajenados era propiedad de la Agencia de Vivienda y Rehabilitación de Andalucía que, según López, al inicio de esta legislatura adoptó la decisión se volver a situar la actividad de venta de suelos como una de sus líneas estratégicas, tras haber estado ralentizada durante los años anteriores, coincidiendo con el período más álgido de la crisis.

Algunas de las parcelas adjudicadas pertenecían, en cambio, a Patrimonio de la Junta de Andalucía, que tiene encomendada a AVRA la gestión de parte de sus bienes.

El consejero ha apuntado que la decisión de recuperar esta actividad se adoptó a la vista de que los mercados comenzaban a mostrar síntomas de recuperación de la actividad inmobiliaria y "con el objetivo de conseguir ingresos que permitan retomar otras actividades propias de la Agencia, como la promoción de vivienda protegida destinada a las familias con necesidades habitacionales y escasas o nulas posibilidades de acceder a una vivienda en el mercado de renta libre".

De hecho, este objetivo comenzará a materializarse en 2018, año en el que está previsto iniciar algunas actuaciones de promoción de vivienda por parte de AVRA tras un período de parálisis como consecuencia de las limitaciones presupuestarias impuestas desde finales de la década anterior.

Las actuaciones que se van a impulsar, ligadas a la venta de suelos industriales en la provincia de Jaén, se sumarán a otras previstas en las provincias de Cádiz, Córdoba y Málaga, donde la Agencia trabaja ya en la redacción de los proyectos técnicos mientras culmina el proceso para disponer de la financiación necesaria para acometer esas actuaciones.

La actividad de venta de suelos retomada por AVRA al inicio de esta legislatura ha permitido adjudicar, en los últimos tres años, casi 300.000 metros cuadrados de suelos de diferente naturaleza, por un importe total de 50,7 millones de euros. La suma de los suelos industriales vendidos en este trienio, 183.055 metros cuadrados, vuelve a situar esa modalidad como la que genera mejores resultados en cuanto a superficie adjudicada.

El suelo residencial que ha sido colocado en estos tres años alcanza casi los 110.000 metros cuadrados. Estas parcelas tienen capacidad para construir 1.476 viviendas, de las cuales 891 tendrán carácter protegido, y las 585 restantes serán viviendas de renta libre.

Consulta aquí más noticias de Jaén.