Zona calcinada en el humedal
Zona calcinada en el humedal GVA 112

Las llamas se originaron en el humedal durante la tarde del jueves, aunque fueron controladas a primera hora de la mañana de este pasado viernes. Los bomberos lo dieron finalmente por extinguido sobre las 19.30 horas.

"Todo parece indicar que fue provocado", señaló en su visita a la zona afectada el presidente del Consorcio y diputado de Medio Ambiente, Josep Bort, que ha destacado que el trabajo de los bomberos en la zona ha evitado "una verdadera catástrofe ecológica".

A falta de perimetrar la superficie definitiva, el 112 GVA estima la zona calcinada en alrededor de 320 hectáreas, mientras que la organización medioambiental SEO/Birdlife calcula que podría haber arrasado más de 620 hectáreas, al afectar "casi por completo" el espacio Natura 2000 del humedal.

Se trata de un área que pertenece al catálogo de humedales de la Generalitat Valenciana, además de Zona de Especial Protección de Aves (ZEPA) y LIC, de Interés Comunitario.

El trabajo de los bomberos, una vez puestas fuera de peligro las personas y las infraestructuras, se centró en prevenir las posibles consecuencias medioambientales. Procedieron así a realizar una quema controlada para no afectar a las viviendas y preservar el hábitat de las aves acuáticas.

En las tareas de extinción han participado efectivos terrestres y aéreos de la Generalitat Valenciana y la Diputación de Valencia, con la colaboración del Consorcio Provincial de Bomberos de Castellón.

Los dos factores que han agravado la extinción del incendio son el fuerte viento de poniente, que ha facilitado su expansión al tiempo que dificultaba las labores de los bomberos, y el estado hidrológico del marjal, que se encontraba prácticamente seco.

PELIGRO PARA LAS ESPECIES

Según SEO/Birdlife, el incendio ha afectado principalmente al hábitat de las aves acuáticas, por lo que ha advertido que en la próxima primavera podrán ver disminuir sus poblaciones. La organización reclamó a la Conselleria de Medio Ambiente que ponga en marcha medidas para recuperar el espacio, y a la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ) que proporcione agua suficiente para desarrollarlas.

Por su parte, el alcalde de Sagunt, Quico Fernández, pidió más medios para la prevención y extinción de incendios tras el ocurrido en el marjal, bajo "una política de prevención más ambiciosa". Ve necesario aislar las zonas habitadas y las zonas industriales de la masa vegetal, que es "altamente combustible".

Consulta aquí más noticias de Valencia.