Modelo de Respuesta Polar
Borja Mompó. líder de Modelo de Respuesta Polar. JORGE PARÍS

Borja Mompó atiende a 20minutos en Madrid acompañado de su guitarra y contándonos todos los planes de su grupo, Modelo de Respuesta Polar, una banda que, paso a paso, se ha ido haciendo hueco en la escena musical nacional. Ahora siguen caminando y afianzándose con un nuevo trabajo, Más movimientos, que ya desde el título suena a un escalón más en su carrera: "Siempre tengo la obligación de no ofrecer lo mismo y mejorar en cada disco. Precisamente, me dijo un amigo que una de las palabras que más utilizo en mis canciones es ‘mejorar’", comenta Mompó.

Este álbum se grabó, según cuenta el músico "mientras estábamos girando, con gente entrando y saliendo de la banda. Más movimientos respira ese espíritu de cambio constante que nos ha acompañado siempre".

Además, este trabajo, que publican a través del ello Hook, viene precedido de Dos amigos, un álbum financiado por una campaña de crowdfunding en la que vieron el alcance y la repercusión de sus canciones entre sus seguidores.

"Jamás esperábamos que gracias a ese disco íbamos a llenar Joy Eslava, o que fuéramos a tocar en el WiZink Center", asegura Mompó refiriéndose al concierto en el que tocaron con Izal, grupo del que han sido teloneros en este último año.

"Tocar con ellos surgió de forma natural", destaca el cantante. "Tenemos muy buena relación con Mikel [vocalista de Izal] y les gustaba el disco, así que nos invitaron. Cuando estas con ellos te das cuenta de la magnitud de su proyecto y, a la vez, de la magnitud de su sencillez".

Mucha de la crítica especializada coincide en que Modelo de Respuesta Polar se ha ganado su sitio gracias al trabajo duro y a la constancia. Mompó considera que "con un grupo es imposible plantearte nada. No sabes si algo va a arrasar o no va a gustar nada. Por eso me gusta ser consciente de que hago lo que hago lo mejor que puedo y me rodeo de la mejor gente posible. Ese es mi amarre". Por eso, el músico considera que, "si vienen criticas malas, podré aferrarme a que creo a conciencia en lo que hago. Eso me deja muy tranquilo".

Por ahora, los miembros del grupo compaginan su dedicación a la música con sus propios trabajos en distintos campos. "Nos hemos ganado el odio de nuestros jefes", asegura entre risas el cantante.

"Cada vez es más complicado a nivel logístico compaginar, y tenemos claro que, cuando la cosa sea imposible de sostener, la decisión está clara. Nunca tomaríamos la decisión de dedicarnos solo a la música a lo loco pero será nuestra forma de responder a todo el cariño del público", añade.

Si 2017 ha sido uno de los mejores años de Modelo de Respuesta Polar, en 2018 podremos seguir viéndoles encima de los escenarios en León (26 de enero), Oviedo (27), Córdoba o Sevilla (26 y 27 de febrero, respectivamente).