Álex Cooper
El cantante Álex Cooper. EFE/ Ángel Díaz

Opina Álex Díez, más conocido en el ámbito artístico como Álex Cooper por la banda que alumbró hace cerca de 20 años tras Los Flechazos, que "ya hay muchos libros de los Beatles", por lo que este "mod enamorado del papel" creó una editorial como altavoz de esa otra historia musical que no se ha escuchado tanto.

"Soy especialista en rellenar huecos", señala durante una charla tras el lanzamiento de la última obra que ha prohijado, ¡Ponte ya a bailar! Mis años de revuelta mod con Los Elegantes (Ediciones Chelsea), sobre una de "las bandas más excitantes surgidas en Madrid en los tiempos de la Nueva Ola", escrito por Emilio J. López, cantante y compositor de la misma.

Se trata, en opinión de Díez, de una "guía sentimental" del primer LP del grupo que da pie a hablar "de las novias de la época, de los discos que se compraban y de los sitios donde bebían", en definitiva, "historietas adolescentes que tienen importancia porque las cuenta uno de los actores principales de lo que pasó" en 1984.

Subraya su preocupación por el aspecto gráfico de cada obra que edita, por que "entren por el ojo hasta convertirse casi en objetos de veneración" como buen mod, así como su "implicación emocional" desde la génesis de cada proyecto que publica.

"No somos una editorial a cuya puerta se llama con un libro ya hecho", afirma tras ayudar a lanzar material sobre Los Nikis, fotografías inéditas de Nacha Pop o dejar testimonio de la escena alternativa de los 90 en España.

Fue en 2010 cuando nació Ediciones Chelsea. "Sentía la necesidad de hablar de mi música favorita a través de otro canal de expresión. A la vez, había sido poco proclive a las colaboraciones, ya fuese por timidez o por lo que fuese, pero quería trabajar codo con codo con otra gente del negocio y no tocando mi música", explica.

Entre sus próximos proyectos, acaricia ya "una historia apócrifa" de la Barcelona pop de los años 60, narrada a través de una "boutique pop" que vestía a bandas locales como Los Salvajes, Los Cheyenes o Gatos Negros, con abundante material gráfico.