El Hospital Miguel Servet de Zaragoza realizó ayer el primer trasplante renal con donante vivo, una alternativa que permitirá realizar entre el 5 y el 10% de los trasplantes de Aragón, es decir, cinco o seis al año.

De esta forma disminuirá el tiempo de espera, evitará que el paciente llegue a hemodiálisis y permitirá a los equipos médicos preparar mejor al receptor para una intervención quirúrgica programada. Con esto se complementará el trasplante de donante cadáver, de los cuales se realizan entre 50 y 60 al año. En la intervención de ayer se contó con la presencia de alrededor de 100 profesionales.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE ZARAGOZA