Los viajeros de Termibus con destino a Madrid, Burgos, Zaragoza o Asturias, entre una larga lista de destinos, se han visto abocados durante los últimos días a soportar largas colas frente a las taquillas para sacar el billete e, incluso, a perder el autobús, o hasta quedarse en tierra.

La causa es el cierre de las dos taquillas de la compañía Continental Auto, asociada desde principios de noviembre con Alsa. Ahora sólo se mantienen abiertas las cuatro ventanillas de esta última empresa, lo que hace que los miles de clientes de ambas compañías se amontonen.

«Estás en la cola más de una hora y cuando llegas a la taquilla no te dan billete porque faltan cinco minutos para que salga el bus», se quejaba ayer a este periódico un viajero que perdió el autobus a Madrid.

No ha sido el único. En momento puntuales, como en la salida del puente de la constitución, los clientes han estado más de una hora en la cola. A la falta de personal y de taquillas para la venta de billetes se le unen algunos problemas informáticos. El sistema «va lento», según ha explicado un taquillero, lo que agrava aún más la situación.

Aunque no todos los días se suceden las colas, algunos conductores advirtieron ayer de que durante las Navidades es previsible que se registren los mayores problemas.

La compañía de autobuses, no obstante, también permite comprar los billetes por teléfono y por Internet, por lo que puede ser una manera de ahorrarse las colas y pasar un rato de frío.

Dinos @ ) +

... si has sufrido las colas

Cuéntanoslo en...

e-mail l zona20bilbao@20minutos.es

Correo Alameda de Mazarredo, 39, 4.

 www.20minutos.es/bilbao

 

 BIZKAIBUS SUPRIME LÍNEAS Y BUSES

La margen izquierda perderá a partir de enero una línea de Bizkaibus, la Bilbao-Portugalete (3152), reestructurará la Santurtzi-Bilbao (3151) para que pase por Portugalete, y reducirá la frecuencia de paso a una hora de la línea Bilbao-Sestao- Repelega (3131). La razón, el descenso de viajeros a causa del metro. Los trabajadores de la empresa protestarán los días 21 y 28 de este mes por esta decisión, que, según denuncian, causará «la destrucción de 21 puestos de trabajo».