Los aragoneses huyen cada vez más del matrimonio y optan por no regularizar su vida en pareja. El número de bodas ha caído un 11,4% en un solo año y ya casi hay tantas civiles como religiosas. Entre enero y julio de este año se han registrado en la comunidad 2.595 matrimonios, frente a las 2.931 que hubo en el mismo periodo de 2006 y los 3.112 de 2005 (un 16% más), según el Instituto Aragonés de Estadística.

Los nuevos ritmos de vida, que obligan a retrasar cada vez más la edad del matrimonio, y la mayor pasividad social con respecto a la importancia de las bodas son las principales razones que explican este hecho.

Casi cuatro de cada diez jóvenes de 30 años no se han emancipado y, cuando lo hacen, muchos optan por vivir en pareja sin formalizar su unión. El año pasado se apuntaron al registro de uniones de hecho de Aragón 369 parejas, cifra muy superior a las 127 de 2001.

Las claves

Las civiles ganan terreno: Durante los primeros meses del año se han registrado 1.160 bodas civiles, lo que supone un descenso del 9% con respecto a 2005. La caída de las uniones religiosas ha sido, sin embargo, mayor. Entre enero y julio ha habido 1.435, frente a las 1.655 del año pasado (un 13% menos). En el primer trimestre del año ya hay más uniones civiles que religiosas (361 frente a 189).

Junio y septiembre, los meses preferidos: El mayor número de matrimonios se concentran en junio y septiembre. El año pasado hubo 754 uniones el primer mes y 911 el segundo. En junio de 2007 ha habido 754.

Bodas más allá de los 40 años: Las bodas de personas de más de 40 años se han duplicado en Aragón en una década y cada vez hay más divorcios. De las 5.676 bodas de 2005, 760 hombres y 481 mujeres habían superado la cuarentena. En términos absolutos, hay casi una separación por cada dos matrimonios.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE ZARAGOZA .