Cayo Jonnhy
Cayo Jonnhy, uno de los pequeños islotes que componen el archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina. Fenix 2 / Wikipedia

Tres islas y una docena larga de islotes y cayos. En total, 57 kilómetros cuadrados de tierra (la décima parte que la isla de Ibiza) y bastantes más de aguas territoriales, plagados de paisajes espectaculares. El archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina es un pedazo de paraíso en medio del Caribe.

El archipiélago está bajo soberanía colombiana desde las guerras de independencia
Tan en medio está que hay más de 700 kilómetros desde el norte de Colombia y poco más de 200 desde Nicaragua, los dos países que
se disputan su soberanía. Desde comienzos del siglo XIX, cuando el ejército de Simón Bolívar se hizo con el control de las islas en su guerra contra los españoles, el archipiélago ha pertenecido a Colombia.

Esta decisión fue ratificada por los dos países en el Tratado Esguerra-Bárcenas de 1928, que confería ciertas compensaciones a Nicaragua. Pero sucede que el país centroamericano no reconoce ese acuerdo, por haber sido firmado bajo la ocupación estadounidense, y desde 1980 viene litigando para obtener la soberanía de este archipiélago.

Sentencia abierta

Ahora, la Corte Internacional de Justicia (CIJ) se ha declarado competente para dirimir en el conflicto sobre la frontera marítima de ambos países en el mar Caribe, es decir, lo que afecta a los cayos de Roncador, Quitasueño y Serrana.

Sobre la soberanía de las tres grandes islas (San Andrés, Providencia y Santa Catalina), el tribunal dice no tener ninguna jurisdicción por estar regulado en el acuerdo de 1928, por lo que seguirían bajo el dominio de Bogotá.

La justicia se ha mostrado competente para fallar sobre las fronteras entre los dos países
El fallo, que sólo hace referencia a las materias sobre las que es competente el Tribunal, tiene como consecuencia que la CIJ seguirá tramitando la denuncia de Nicaragua contra Colombia, si bien todavía no se han fijado fechas para el inicio de estas audiencias. El siguiente paso es que Bogotá presente sus alegaciones, algo que no había hecho hasta el momento.

A todo esto, los presidentes de ambos países, Daniel Ortega y Álvaro Uribe han hecho manifestaciones que suben el tono de la discusión incluso al plano militar, pero de momento no se ha producido ningún movimiento.