El euríbor vuelve a repetir las subidas con las que tiene acostumbrados últimamente a los españoles. Ya se ha colocado al borde del 4,9% y se acerca cada vez a su máximo histórico, fijado en el 5,284% en agosto de 2000.

Este porcentaje, que es el porcentaje que paga como tasa un banco cuando otro le deja dinero, es muy importante ya que afecta entre otras cosas a préstamos bancarios tan fundamentales como las hipotecas.

La subida significa para los españoles que, si tienen que pagar una hipoteca, ésta aumentará sus intereses. Ahora costará un poco más pedir dinero al banco.

¿A punto de tocar techo?

En septiembre de 2007, el vicepresidente segundo y ministro de Economía, Pedro Solbes recordó que el euríbor ya había adelantado el posible incremento de los tipos, por lo que, en su opinión, si por entonces no había tocado techo, estaba a punto de hacerlo. Cierto es que en los meses siguientes, el índice bajó hasta alcanzar en noviembre el 4,6%.

Sin embargo, cuatro meses más tarde, el euríbor no sólo ha bajado, sino que ha crecido dos décimas más desde septiembre de este año.