Aline Griffith
Aline Griffith, en una imagen de 2011. GTRES

Aline Griffith, condesa viuda de Romanones, ex modelo y ex agente de la CIA, según ella misma contaba, falleció anoche en su domicilio de Madrid a los 94 años, informaron fuentes familiares.

La capilla ardiente de la que fue "una de las imprescindibles" de la vida social española desde los años 50 del pasado siglo se ha instalado en el centro sanitario San Francisco de Asís, según han informado fuentes de la clínica.

Griffith, licenciada en Literatura, Historia y Periodismo, contaba en sus memorias, El fin de una era, que había nacido en Pearl River (Nueva York) y que había "debutado" como espía en 1944 en Madrid, tras ser reclutada por el Office of Strategic Services (OSS), el germen de la CIA.

Su objetivo, explicaba, era espiar "a los nazis" y cumplió su misión bajo el nombre de guerra de Tigre. "Siempre llevaba un revólver en mi bolso", decía en una de sus últimas entrevistas la aristócrata, madre de tres hijos y abuela de trece nietos.

En 1947 se casó con Luis Figueroa, conde de Quintanilla. "He procurado no hacer daño, espero que nadie se moleste con mis memorias", aseguraba en su residencia madrileña, un chalet que desprendía un halo decadente, repleto de libros, colecciones de porcelana y cientos de fotografías, entre ellas la de su marido Luis Figueroa y Pérez de Guzmán el Bueno.

La fallecida, que desde hace tres décadas estaba aquejada de enfisema, fue modelo de la colección de trajes de alta costura de Balenciaga, quien le vistió para su boda, y, posteriormente, se dedicaría a la escritura.

Además, en los últimos años, en una finca extremeña, Pascualete, se dedicó a la producción de quesos con gran éxito. Griffith preparaba un libro sobre los duques de Windsor, a los que conoció, y otro sobre Alonso Pérez de Guzmán el Bueno.

Orgullosa de sus orígenes, Griffith, que nació en 1923 en Pearl River (Nueva York, EE UU) y siempre presumió de que su trabajo como espía le permitió codearse "con la alta sociedad madrileña y lucir exclusivos diseños de alta costura", además de ser testigo del romance que mantuvieron Ava Gardner y Luis Miguel Dominguín.