Autobús interurbano
Autobús interurbano de Madrid. EUROPA PRESS

La huelga de los trabajadores de la empresa de autobuses Irubus, del grupo Alsa, que desarrolla su actividad en la sierra oeste, pasará desde este lunes a ser indefinida, con tramos horarios de lunes a viernes.

Desde este lunes y hasta finales de enero, la protestas se llevarán a cabo de lunes a viernes de 6.00 a 9.00 horas y de 18.00 a 21.00 horas. Los servicios mínimos fijados por la Consejería de Transporte serán del 60 % en hora punta en líneas no coincidentes con transporte ferroviario y del 50 % en líneas coincidentes. En las horas valle se han fijado en el 35 % en todas las líneas.

La empresa está elaborando un cuadrante con los horarios exactos de los servicios mínimos para todo el periodo, y ha avanzado el confeccionado hasta el 22 de diciembre.

Las protestas serán de 6:00 a 9:00 horas y de 18:00 a 21:00A partir de esa fecha entra en vigor el horario no lectivo sobre el que están trabajando, y se facilitará más adelante, ha explicado el Ayuntamiento de San Lorenzo de El Escorial.

Durante la jornada del domingo, la dirección de la empresa Irubus reclamó el "cese inmediato" de los actos violentos que "se han recrudecido" la pasada semana e impiden el cumplimiento de los servicios mínimos ante la nueva convocatoria de huelga que comienza hoy.

Según la empresa, se han recrudecido los ataques y actos de sabotaje a sus vehículos que desde el pasado martes sufren una escalada de actos vandálicos: la rotura de 27 lunas de autobuses, cinco cinturones de seguridad de conductores inutilizados y cuatro vehículos con pinchazos en las ruedas.

"No es aceptable impedir los servicios mínimos"

"Estos actos inaceptables se suman a los 130 ataques vandálicos y sabotajes, algunos con viajeros en su interior, sufridos contra los vehículos desde que se inició el conflicto", aseguran en una nota de prensa.

Por ello, la compañía ha explicado que el derecho a huelga debe ser compatible con el derecho a la movilidad de los ciudadanos, y "no es aceptable impedir los servicios mínimos a través de actos de vandalismo". "La compañía seguirá denunciando estos ataques ante la Guardia Civil", añaden.

En este sentido, defienden que la dirección ha tomado la iniciativa de convocar hasta seis mesas de negociación, donde ha realizado diversas propuestas de incrementos salariales a la plantilla.

"Sin embargo, la representación de los trabajadores sigue inamovible en sus peticiones iniciales: unas subidas salariales desorbitadas e inasumibles para cualquier empresa que quiera tener viabilidad y futuro", apostillan.

Consulta aquí más noticias de Madrid.