También todas las aceras. Las calles y los servicios públicos de A Coruña dejarán de ofrecer barreras arquitectónicas a las personas con alguna discapacidad en un plazo de dos años.

Así lo anunciaron ayer la concejala de Urbanismo, Mar Barcón, y el edil de Infraestructuras, Esteban Lareo, que aseguraron que el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales obliga ahora a adaptar todos los autobuses urbanos a los discapacitados, y la medida deberá ser efectiva, según sus cálculos, antes de que acabe 2009.

El Ayuntamiento, que el próximo año invertirá 200.000 euros en la eliminación de barreras arquitectónicas, ha mejorado la accesibilidad de 186 aceras y ha instalado rampas en otras 216 a lo largo de 2006.

Además, como novedad para el año 2008, el Gobierno local introducirá en la web municipal (www.coruna.es) los itinerarios de la ciudad en los que no existen trabas para el paso de sillas de ruedas. En Los Rosales, la ronda de Outeiro o el Barrio de las Flores se harán las próximas obras de accesibilidad.