Protesta
Decenas de personas han cortado a las 12.30 horas este sábado de nuevo la N-1, en esta ocasión a la altura del término municipal burgalés de Briviesca, en recuerdo de las 254 víctimas mortales en esta vía. TWITTER NoMásMuertesN1

Decenas de personas han cortado a las 12.30 horas este sábado de nuevo la N-1, en esta ocasión a la altura del término municipal burgalés de Briviesca, en recuerdo de las 254 víctimas mortales en esta vía.

El corte, organizado por la Plataforma de Afectados por la N-1, se ha querido hacer coincidir con el comienzo de diciembre, justo cuando queda un año para el fin de la concesión de la autopista de peaje AP-1.

El portavoz del colectivo, Rafael Solaguren, ha explicado que el objetivo de esta nueva iniciativa es que la autopista pase a ser libre y gratuita para todos y que se hagan más accesos, a imagen y semejanza de los que pueda tener cualquier otra autovía.

"Falta menos de un año para el fin de la concesión y no sabemos cuál va a ser el futuro del corredor Burgos-Miranda", ha aseverado Solaguren antes de añadir que, pese a que se hacen "parches" para la nacional, "lo definitivo se sigue sin conocer".

Ante las bonificaciones anunciadas para que el tráfico pesado pase a circular por la AP-1, el portavoz de la Plataforma de Afectados por la N-1 ha insistido en que se trata de una solución "parcial" para unos meses y ha reiterado que, en su opinión, la medida debería tener un carácter gratuito.

A la concentración han acudido personas a pie desde el municipio de Briviesca pero también en coches particulares desde la capital burgalesa y la localidad de Ameyugo, donde se habían fijado lugares de salida conjunta, así como desde otros puntos de la provincia.

Consulta aquí más noticias de Burgos.