Carles Puigdemont ha sido visto durante estas últimas semanas en numerosos puntos de Bélgica: en la ópera de Gante, visitando mercadillos navideños, en comparecencias y entrevistas, pero hasta ahora la gran incógnita era dónde se alojan él y sus exconsellers desde hace un mes.

Esta semana se ha sabido que al menos uno de ellos, Toni Comín, lo hace en el apartahotel Ambassador Suites, situado a 30 km de Bruselas, en la ciudad universitaria de Lovaina.

Tiene salón con cocina, una habitación con cama de matrimonio y un baño. En la planta baja del edificio cuenta con una zona común con máquinas expendedoras, donde uno de sus huéspedes lo ha visto este pasado viernes.

El precio: 60 euros la noche. Los exmiembros del Govern utilizarían las habitaciones principalmente para dormir, ya que el resto del día lo dedican a asistir a diversos actos y entrevistas y a planificar la campaña electoral, eso sí, sin olvidar las redes sociales.