Es la principal conclusión extraída del estudio llevado a cabo por el Instituto de Práctica Empresarial (IPE) y MAR Real Estate durante la última edición del Salón Inmobiliario del Mediterráneo, SIMed.

Más del 80 por ciento de los consumidores con predisposición a adquirir una vivienda valoran las vistas como uno de los aspectos más importantes a tener en cuenta en la elección, una vez que las opciones barajadas se encuentran dentro de la franja de precios asumible para el comprador.

Así se desprende del estudio llevado a cabo por el Instituto de Práctica Empresarial (IPE) y Mar Real Estate durante la decimotercera edición del Salón Inmobiliario del Mediterráneo, SIMed, que se celebró del 10 al 12 de noviembre en el Palacio de Ferias y Congresos de Málaga (Fycma), según ha informado el recinto malagueño en un comunicado.

De esta forma, los responsables del informe, que tomaron como universo del estudio a los visitantes del salón, consideran que el comprador demanda ·suplir las necesidades no satisfechas en la construcción tradicional" habitualmente, caso también de la dimensión de las terrazas -que sea superior a los 20 metros cuadrados-, marcado por casi el 70 por ciento de los encuestados, y la capacidad de almacenaje de los armarios empotrados, prioritario para el 65 por ciento.

Le siguen en orden de importancia la posibilidad de contar con un trastero amplio, la cercanía a la red de transporte público, la climatización y la ubicación en una "zona urbana con mucha vida y comercios".

En contraprestación, solamente un 20 por ciento considera relevante adquirir su casa en un área más alejada y "tranquila". Además, los entrevistados de entre 45 y 55 años son los que más se decantan por el sector centro para comprar una vivienda.

En cuanto a la adquisición de la nueva casa en relación al proyecto de vida personal del comprador, el 35 por ciento tiene previsto "formar una familia" en ella, incluyendo descendencia, mientras que el 33 por ciento contempla solamente la convivencia en pareja.

Menos del nueve por ciento manifiesta la necesidad de adquirir una vivienda pensada para un núcleo familiar más extenso, lo que incluye compartirla "con los abuelos".

En lo que respecta a la conciliación del hogar y la jornada profesional, todas las franjas de edades encuestadas se identifican mayoritariamente con la alternancia de casa y trabajo según la agenda.

Este estudio ha centrado la investigación en la previsión de las necesidades de vivienda atendiendo a los modelos de vida de las familias españolas, en función de la composición de los hogares, de la edad de sus habitantes, de cómo quieren distribuir los espacios, del entorno donde quieren vivir, el equilibrio entre jornada laboral y estancia en el hogar, y de la predisposición a contar con otros servicios postventa que aporten valor a su modelo de vida.

Cabe destacar que SIMed cerró su decimotercera edición con la participación de más de 7.500 visitantes y permitió que se establecieran 7.000 contactos comerciales de interés para las más de 150 empresas representadas.

El salón ha contado en esta edición con la participación de la escuela de negocios Instituto de Práctica Empresarial (IPE), que eligió la convocatoria para llevar a cabo la presentación del avance de la vigesimoquinta edición del Pulsímetro Inmobiliario.

Dicho documento analiza anualmente las principales variables que intervienen en operaciones inmobiliarias e hipotecarias a nivel nacional, autonómico y provincial para plasmar sus resultados en un elaborado informe sobre la situación que vive el sector. Mar Real Estate, por su parte, ha acudido como expositor.

Consulta aquí más noticias de Málaga.