En declaraciones a los medios de comunicación en Cuenca tras la reunión que ha mantenido con el alcalde de la ciudad, Ángel Mariscal, Ureña ha destacado que el año hidrológico, que comenzó el 1 de octubre, "no está siendo especialmente generoso", ya que, a fecha 29 de noviembre, "en todo el ámbito territorial de la Confederación se habían almacenado 13 litros por metro cuadrado, que es nada".

"Actualmente, estaríamos en el escenario de 2004 o 2005", ha continuado, al tiempo que se ha mostrado esperanzada por ver "si esta vez no sigue". "No lo sabemos", ha espetado, para, a continuación, remarcar que las reservas "son las que son y son muy limitadas en todo el sistema Júcar".

"Estamos en la situación de sequía declarada desde mayo de 2015, que se ha ido prolongando con la agravante de que, al faltarnos las precipitaciones, las reservas en los embalses van menguando", lo que, a su juicio, se traduce en un situación "cada vez más dura y más crítica".

En este punto, ha recordado cómo en la última comisión ordinaria de desembalse, celebrada en octubre, se ordenó a los regadíos "restricciones en sus dotaciones tanto en el sistema Júcar como en el sistema Turia", aunque ha insistido en que "los abastecimientos, de momento, están atendidos perfectamente, no tienen ningún tipo de restricción", si bien desconoce "cómo va a ser la situación de cara al futuro".

Consulta aquí más noticias de Cuenca.