La película de alto contenido erótico Deseo, peligro se convirtió el sábado en el gran ganador de los Caballo Dorado 2007, los galardones más codiciados entregados a las películas en lengua china, al recibir siete premios incluyendo los de mejor director y mejor película.

A pesar de su escasa difusión en el mundo occidental, el Caballo Dorado es una ocasión espectacular para el mundo chino-parlante en la que los grandes talentos de Taiwán, Hong Kong y China paseando todos los años por la alfombra roja de Taipei.

Premio al director

Deseo, peligro, la favorita de este año, también ayudó a Lee a hacerse con el premio al director taiwanés destacado del año. "Esto es por la falta de respeto que Taiwán ha recibido en el pasado", dijo Lee detrás del escenario, después de recibir el premio. "Mi punto de vista, mi estilo, es todo de Taiwán. Así que estoy en gran parte representando a Taiwán".

Su película recibió también el premio al mejor actor protagonista, que recibió la estrella hongkonesa Leung Chiu Wei. La cinta, que es la película en chino más destacada del director desde Tigre y Dragón, ganó también el León de Oro en el Festival de Venecia, y tenía la ventaja de contar con una publicidad mucho más potente que la de sus rivales.

Galardonados

Además de Lee y Leung, los premiados de este año incluyeron al actor hongkonés Aaron Kwok y a la nacida en China Joan Chen, que irrumpió en el mundo del cine en 1987 en El último emperador, de Bernardo Bertolucci.

Chen volvió al candelero este año, recogiendo el premio a la mejor actriz protagonista por su papel en The Home Song Stories. El estreno como director de la estrella del pop Jay Chou, Secret, también tuvo suerte, recibiendo los premios a la mejor canción original y a los efectos visuales, así como a la película taiwanesa destacada del año.

El espectáculo también estuvo marcado por la controversia cuando dos obras chinas, La boda de Tuya y Blind Mountain, fueron enviadas por sus directores, sólo para que se las obligara a retirarse más tarde. China, que reclama la soberanía sobre la isla de Taiwán desde el final de la Guerra Civil en 1949, no permite que sus película compitan, aunque sí se autorizan las coproducciones.