"Este es el final de una etapa, pero el aprendizaje no termina nunca", ha afirmado el presidente del Ejecutivo regional en la apertura del acto de graduación conjunto de los titulados que concluyeron sus estudios en la Universidad de La Rioja en el curso 2016-2017, además de resaltar la importancia de la formación permanente "para adaptarse a un mundo en constante cambio".

En su intervención, José Ignacio Ceniceros ha expresado "su doble satisfacción" al comprobar que, por un lado, la UR cumple su función de "generar y transmitir el conocimiento a la sociedad" y, por otro, constatar que los jóvenes "salen de sus aulas bien preparados para ejercer las diversas actividades profesionales y para hacer frente al futuro".

Al respecto, ha indicado que "la sociedad riojana demanda profesionales con un elevado nivel cultural, científico y técnico para afrontar los retos de comunidad", lo que "exige más esfuerzo y mayor implicación de todos". Por ello, según ha explicado, el Gobierno de La Rioja ha firmado el Pacto por la Emancipación de los jóvenes con los grupos parlamentarios y el Consejo de la Juventud.

Por otra parte, ha tenido palabras para los profesores, a los que ha considerado una "piedra angular para garantizar la calidad de la educación superior" y ha transmitido "el reconocimiento y apoyo" del Gobierno regional, que ha hecho extensible a todo el personal de la Universidad de La Rioja.

En esta línea, José Ignacio Ceniceros ha mostrado "su orgullo" porque la Universidad de La Rioja haya titulado a más de 23.000 alumnos en sus 25 años de historia, y ha afirmado que el Gobierno de La Rioja trata de "dar una respuesta eficaz a sus problemas, bien sea a través de una financiación adecuada, la contratación de nuevo profesorado, la mejora de sus infraestructuras o la convocatoria de ayudas sociales".

Consulta aquí más noticias de La Rioja.