Relieve
La obra representa a la Virgen María entre trece querubines que le ofrecen dos coronas (Foto: EFE) EFE
La obra representa a la Virgen María entre trece querubines que le ofrecen dos coronas, mide 126,5 centímetros de alto por 74,5 de ancho y formó parte del monumento sepulcral de Santa Catalina de Siena que en 1430 se erigió en la Iglesia de Santa Maria sopra Minerva de Roma.

El relieve formaba parte del luneto (parte de la bóveda principal de un edificio) de esa iglesia romana, que representaba la triple coronación de la Santa, y que fue desmantelado en la década de los 70 del siglo XVI.

La autoría del relieve se ha desvelado a través de documentos y cartas sobre la obra
La pieza marmórea de Donatello pasó entonces a formar parte de la propiedad privada de un coleccionista que vive en Mentana, localidad cercana a Roma, según reveló hoy el superintendente de los Museos de Florencia y ex ministro de Cultura, Antonio Paolucci.

A través del estudio de los diversos documentos y cartas relativas a la obra, los investigadores han logrado descifrar la autoría.

Uno de los textos empleados ha sido una carta perteneciente a un tratante de arte en la que explica la obra y propone la compra de "las figuras del bajorrelieve de Donatello" a un coleccionista privado.

La identificación de la obra justificaría, además, la larga ausencia del artista de la corte florentina de los Médici durante algunos años, al dedicarse a trabajar en Roma en ése y otros proyectos como el del tabernáculo del Sacramento de la Basílica de San Pedro del Vaticano.

El relieve constituye un importante elemento para recrear un momento específico de la obra del artista, y un testimonio del origen del arte renacentista en Roma.