'Black Friday' en Londres
Varias personas acuden a una tienda en Lea Valley en Londres, Reino Unido, para aprovechar las rebajas del Black Friday. Will Oliver / EFE

El Black Friday es un día en el que numerosos comercios realizan promociones y ofertas sobre sus productos. Originariamente es el viernes siguiente a Acción de Gracias en EEUU y marca el inicio de la campaña de compras de Navidad, también en España donde ya se ha instaurado como una fecha clave en el calendario comercial. Este año, se celebra a partir del viernes 24 de noviembre.

Si se saben aprovechar las claves para hacer las compras con cabeza, esta fecha puede ser un día importante para ahorrar en los regalos de Navidad. Sin embargo, es importante ser conscientes de que tiene su parte positiva y negativa.

Ventajas de comprar en Black Friday

  • Precios. Las ofertas y descuentos siempre son una buena noticia y, en el Black Friday muchos productos alcanzan los precios más bajos de todo el año.
  • Posibilidad de comparar anticipadamente precios y productos. Las campañas de promoción tanto de comercios físicos como digitales nos permitirá, si trabajamos con previsión, organizarnos para poder comparar y decidir qué comprar y dónde.
  • Fecha concreta. Al tratarse de ofertas que estarán disponibles un único día (o cuatro si el comercio decide alargar las promociones durante el fin de semana hasta el Cyber Monday), es importante llegar al consumidor, por eso no resulta extraño que, para esta campaña recibas información en tu correo electrónico con los mejores descuentos de las tiendas que sueles frecuentar. Estate atento, ya que supone una forma rápida y cómoda de segmentar las compras.
  • Derechos. A pesar de las ofertas y promociones, los compradores cuentan con los mismos derechos que si los productos estuvieran ofertados a su precio original.

Riesgos de comprar en Black Friday

  • Adquirir productos innecesarias. En las rebajas es muy fácil dejarse llevar por los carteles rojos con los %  que indican el dinero que puedes ahorrarte. Estos  seductores descuentos pueden hacernos comprar cosas que no necesitamos y que, por muy baratas que sean, siempre nos habrán salido más caras que no comprarlas.
  • Gastar demasiado. El que las ofertas y promociones solo duren un día puede suponer una presión en los compradores que impide reflexionar correctamente sobre lo que se está gastando y acabes superando tu presupuesto disponible.
    Stock. Hay comercios en los que se utilizan este tipo de días de rebajas para poner de nuevo a la venta productos que no han tenido mucho éxito durante el resto del año
  • Estos riesgos, pueden minimizarse con un poco de planificación, algunos trucos como fijar un presupuesto, elaborar una lista o hacer un poco de investigación previa pueden ayudarnos a no caer en los errores más comunes de las épocas de rebajas y quedarnos solos con los descuentos reales en productos que sí necesitamos, beneficiándonos de la bajada de precios que supone esta cita.