La mejor manera de contrarrestar la promesa electoral de un rival: hacer la misma. Es lo que debe haber pensado Mariano Rajoy, que ha respondido al anuncio de José Luis Rodríguez Zapatero de que eliminará el impuesto del patrimonio diciendo que él también lo hará si gana.

Estas declaraciones, recogidas por la Cadena SER, las ha realizado el líder del Partido Popular en un acto. El presidente del Gobierno había lanzado su promesa en una conferencia organizada por The Economist.

La promesa de Zapatero

Es un tributo que "recae sobre las clases medias" pero "no sobre las más altas", según Zapatero

De este modo, Zapatero ha anunciado que las Comunidades Autónomas, que tienen la competencia sobre este impuesto y lo recaudan, se verán "compensadas" por su supresión, que se incluirá en la reforma del sistema de financiación autonómica.

Tras señalar que "sigue habiendo margen" para una nueva reducción de impuestos, aunque "prudentemente", Zapatero ha añadido que el impuesto sobre el patrimonio, que pagan un millón de contribuyentes y recauda unos 1.400 millones de euros, se ha convertido en un tributo que "recae sobre las clases medias" pero "no sobre las más altas" que "encuentran fáciles mecanismos de elusión".

Así, el jefe del Ejecutivo considera que su supresión garantizará la igualdad de todos los españoles y permitirá que España se sume al grupo de países europeos que ya lo han eliminado (actualmente solo Francia y Suecia conservan en Europa esta figura tributaria).

¿Qué es el impuesto de patrimonio?

Este impuesto, que ya ha sido suprimido en la Comunidad de Madrid, es un tributo anual que grava el patrimonio físico de las personas físicas.

La base imponible aquí es el valor del patrimonio neto del sujeto, es decir, la diferencia entre el valor de los bienes y derechos de los que es titular, y las cargas y gravámenes que recaen sobre ellos.

Encuesta

¿Qué te parecería la supresión del impuesto sobre el patrimonio?

Bien. Como ha dicho Zapatero, "recae sobre las clases medias" pero "no sobre las más altas".
54,68 % (1214 votos)
Mal. Es una medida electoralista y no hay margen para reducir más los impuestos.
45,32 % (1006 votos)