La moción que ha presentado Ciudadanos en la tarde de este martes en el Congreso contra el "adoctrinamiento ideológico" en las escuelas de Cataluña ha terminado en una bronca en el Congreso con Toni Cantó  como diana de las críticas.

Aitor Esteban, portavoz del PNV, acusó al diputado de la formación naranja en el turno de réplica de "racista", "sectario", "fundamentalista español" y "supremacista". Estas declaraciones caldearon el ambiente de la Cámara. Cantó, que solicitó  a la presidenta del Congreso, Ana Pastor, la eliminación de la palabra racista del acta de sesiones sin éxito —Esteban se negó a retirar la alusión—, contraatacó asegurando que "TV3 es la única empresa que no huirá de la Cataluña nacionalista" porque sirve como instrumento para "adoctrinar". 

El PDeCAT también fue protagonista del pleno y no solo por los claveles que depositaron en los escaños como protesta "pacífica" por la decisión judicial de enviar a prisión a Jordi Cuixart y Jordi Sànchez, presidente de Òmnium Cultural y la ANC respectivamente, sino por el corte de mangas que dedicó la diputada Lourdes Ciuró a Toni Cantó cuando este no llevaba ni dos minutos en la tribuna, un gesto que inmortalizaron las cámaras y que ya ha denunciado Ciudadanos a través de su presidente: "Los golpistas se han retratado". Es más, Albert Rivera ha caficado la actitud de la diputada del PDeCAT de "pataleta". Una visión que no comparte la implicada: "Es lo que se merecía por su falta de respeto", dijo a los periodistas una vez finalizó el pleno.

Estos no han sido, sin embargo, las únicas críticas hacia Cantó. El PP le ha acusado de hacer "planteamientos cortoplacistas y discursos apocalípticos", el PSOE de ser un "irresponsable" y el grupo Mixto de "sectarista". Solo UPN ha apoyado la moción de Ciudadanos, que pretendía impulsar distintas medidas contra el adoctrinamiento político en los centros escolares.

Al final del pleno, los parlamentarios independentistas mostraron rótulos con las fotografías de los dirigentes secesionistas y el lema "libertad", que fueron  retirados inmediatamente por los ujieres del Congreso.