Los funcionarios de prisiones se concentraron ayer ante la cárcel de Picassent para protestar por la «precariedad laboral», así como por «la falta de personal y de inversiones».

 El motín del martes se veía venir

A la cita, acudieron más de 500 trabajadores, entre ellos representantes sindicales, que afirmaron que «el motín que se produjo el martes pasado ya se veía venir».

Mientras, el delegado del Gobierno, Antoni Bernabé, replicó que las cárceles valencianas funcioana con "total normalidad".