La sala de exposiciones de Caja Círculo de Burgos acoge desde hoy y hasta el 30 de enero la exposición "Descalzas reales. El legado de los Toscana" compuesta por una veintena de cuadros de pintura florentina de gran formato del siglo XVII.

Se trata de cuadros que se guardan en el monasterio de monjas franciscanas de Las Descalzas de Valladolid y que han sido restaurados por la Fundación del Patrimonio Histórico de Castilla y León.

La colección de pintura florentina más completa

Esta exposición itinerante por la comunidad autónoma es, según sus promotores, la más completa colección de pintura florentina del primer tercio del siglo XVII conservada en España y, al mismo tiempo, una de las colecciones más desconocidas porque ha permanecido en un monasterio de clausura durante 400 años.

La colección ha permanecido en un monasterio de clausura durante 400 años

José Rafael Briñas, vicepresidente de la Fundación del Patrimonio Histórico de Castilla y León, ha destacado en el acto de inauguración que la colección está compuesta por lienzos con unas características muy especiales, sobre todo por las amplias dimensiones de las obras y por su configuración formal.

Por motivos de seguridad el traslado desde Segovia, donde estuvo expuesta durante el mes de noviembre, se realizó bajo escolta de la Guardia Civil hasta Burgos, y tras la clausura, prevista para el 30 de enero, se exhibirá en León, Ávila y Salamanca.

Además, dado el enorme valor de estas obras, se han adoptado medidas extremas de conservación, con especial cuidado de las condiciones de temperatura, humedad e iluminación, tanto durante el traslado de las mismas como durante su exhibición.

Según el comisario de la exposición, Alfonso León López, se trata de obras de gran valor artístico que estaban muy deterioradas tras haber estado durante siglos sometidas a condiciones extremas de humedad, en algunos casos prácticamente a la intemperie y expuestos a la acción solar y cambios de temperatura extremos.

León López señaló que este deterioro de las pinturas ha obligado a un trabajo de restauración muy laborioso que ha llevado cerca de un año y que ha supuesto una inversión de 163.000 euros y otros 200.000 en la exposición itinerante por toda la comunidad.

Esta colección fue donada por los duques de Toscana a la reina Margarita de Austria, esposa del Felipe III, que la depositó en la casa de las Franciscanas de Valladolid, donde se ha conservado desde entonces.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE BURGOS