Este curso hay 2.832 alumnos discapacitados. De ellos, 2.832 (el 78%) estudia en colegios públicos y concertados y sólo 639 (el 22%) están en centros específicos. Los datos pertenecen a la Consejería de Educación y los ha hecho públicos esta mañana su responsable, José Luis Iglesias Riopedre, con motivo del Día Internacional de la Discapacidad. En 1985, cuando se promulgó la ley de educación especial los discapacitados, unos 4.000, estaban inscritos en centros específicos.

De los escolarizados en centros ordinarios, 464 tienen problemas de movilidad, 103 son ciegos, 275 son sordos, 198 tienen problemas conductas y 1.144 psíquicos.

En los centros específicos (cinco públicos y cuatro concertados), 420 son discapacitados psíquicos, mientras que 219 son discapacitados de movilidad. Todos tienen deficiencias añadidas.

Unos 1.000 especialistas atienden a los discapacitados en los centros. Aquí hay un maestro de pedagogía terapéutica por cada 4,4 alumnos y un especialista en audición y lenguaje por cada 8 cuando las ratios medias del país están en 10 y 20 alumnos, respectivamente.