Los aficionados al esquí de Vizcaya viven estos días pendientes del parte meteorológico. Parece que, a diferencia de lo que ocurrió el año pasado, las estaciones estarán abiertas para el inicio del puente de la Inmaculada, pero aun así no se fían y la mayoría está esperando a última hora para reservar unos días cerca de las pistas.

Las agencias de viajes disponen todavía esta semana de ofertas para disfrutar de los cuatro días de puente en los Pirineos franceses, una de las zonas más visitadas por los esquiadores vascos. «Todavía quedan cosas interesantes, porque la gente tiene miedo de que pase como el año pasado , que reserve un viaje y al llegar allí no pueda esquiar por falta de nieve», explican en una agencia bilbaína, especializada en viajes a la nieve.

La gente tiene miedo a que pase lo del año pasado; llegar y que no haya nieve"

A día de hoy, ya han abierto diez de las 36 estaciones de esquí de España, aunque todavía cuentan con poco espesor, de entre 10 y 30 centímetros. Algunas, como la aragonesa Cerler, en cambio, no tienen problemas de nieve y permanecen a un alto rendimiento con 65 centímetros de espesor. En el Pirineo francés ocurre un tanto de lo mismo.

Esta temporada, si el tiempo lo permite, los esquiadores vizcaínos van a ver incrementadas sus posibilidades, con la apertura de dos nuevas estaciones, una de ellas no muy lejos de aquí. Se trata de Fuentes de Invierno, en Aller (Asturias) y de Navafría, en Segovia.

Además, la comunidad aragonesa tienta a los aficionados con un forfait de diez días, consecutivos o no, válido para las siete estaciones por un coste de 235 a 300 euros. En total, sólo en el Estado, los esquiadores tienen a su disposición 963 pistas con 1.011 kilómetros esquiables.

Ojo con los rayos de sol

La altura provoca que los rayos de sol sean más intensos. Nos ponen más morenos, pero también son más peligrosos. Según el Instituto Nacional de Meteorología, la radiación ultravioleta aumenta entre un 6 y un 8% por cada 1.000 metros de altura, y la nieve refleja los rayos hasta un 80% más que la hierba. La protección es fundamental, sobre todo para evitar las oftalmias (enfermedad ocular que sufren los soldadores que no se protegen), por lo que los médicos recomiendan el uso de gafas homologadas.

 

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE BILBAO