En el escrito de acusaciones, recogido por Europa Press, la acusación da por probado que los presuntos agresores se encontraban el 23 de diciembre de 2012 en la puerta de una discoteca de la localidad, cuando el agredido se acercó a uno de ellos para pedir un cigarrillo.

Fue entonces cuando, sin mediar palabra, comenzaron a agredir a la víctima, causándole contusiones faciales con múltiples hematomas en el rostro, pérdida de dos dientes y una herida en el mentón, la cual ha requerido sutura. De estas heridas tardó en curar 8 días, con impedimento para sus ocupaciones habituales.

Además, se solicita por parte de la acusación el deber de indemnizar a la víctima en 480 euros por las lesiones y 1.800 por las secuelas.

Consulta aquí más noticias de Toledo.